Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Boulevard

Se buscan turistas, no se requiere experiencia previa

El cirujano Antonio de Lacy interviene en un vuelo Palma-Barcelona "porque te sorprende como médico el comportamiento de algunos pasajeros, esto no ha acabado y dije lo que pensaba"

Dolores Sampol, 'Negro', 1998-99. Geométrica, agitada pero apaisada, espigada como un brancusi.

Dolores Sampol, 'Negro', 1998-99. Geométrica, agitada pero apaisada, espigada como un brancusi.

Mallorca presume de la mejor industria turística del mundo, pero se ha quedado sin materia prima. Miguel Ángel no podría haber esculpido a Moisés sin mármol. Conviene recordar que se trata de una crisis autoinfligida, acatada voluntariamente. Esta semana no solo ha demostrado que los turistas siguen sin llegar, sino que en tres meses de letargo no se ha concebido un sistema para procesarlos con eficacia.

La fantasía de que el turista se renueva anualmente olvida el peso sustancial de los repetidores. Tras entrevistar a una pareja que llevaba medio siglo viajando a Mallorca, el inolvidable Damián Caubet no encabezó con el genérico "Turismo", sino "Perseverancia". La fijación se interrumpirá este año, y costará recuperarla. De ahí que contribuyamos a las campañas de promoción en curso con nuestro eslogan infalible, "Se buscan turistas, no se requiere experiencia previa". Como un tal Iago Negueruela, ayer mismo en las playas de Muro.

El cirujano mallorquín Antonio de Lacy, considerado el máximo especialista del mundo en operaciones complejas, intervino la semana pasada en un vuelo Palma-Barcelona. Le telefoneo el miércoles, el mismo día en que "me acabo de enterar de que yo también he estado afectado, he dado positivo en anticuerpos del coronavirus". De Lacy es uno de los doctores que más han luchado contra la covid, y me da su versión de lo ocurrido a bordo. "Las medidas de seguridad en el aeropuerto no están mal, sinceramente. El mayor disparate llega cuando amontonan a todos los pasajeros en una jardinera hacia el avión, exactamente igual que antes. La situación en el aparato es patética, y conste que entiendo que es un drama económico para las compañías. Al llegar a Barcelona, nos dicen que 'no se puede mover nadie', y sigue una avalancha de pasajeros que dicen que tienen prisa por un enlace. Te sorprende como médico porque esto no se ha acabado, y dije lo que pensaba". A cambio, la pandemia "tendrá cosas positivas. Paseando el otro día por la Playa de Formentor recuperé la niñez al ver caracolas corriendo por la arena".

Joan Monjo ha tenido la osadía de mencionarme en su único discurso escrito como alcalde de Santa Margalida, para reivindicar la continuidad de los honores a Juan March Ordinas. Debe ser la primera vez que mi nombre aparece en una institución sin el apellido de "delincuente", supongo que cinco años de becario de la Fundación me autorizan a ser agradecido. La pandemia ha demostrado que el patriarca carece de sucesores, solo alguien con su enérgica desvergüenza podría darle la vuelta a la Mallorca contemporánea.

En efecto, la diputada Rocío de Meer agredida en un mitin de Vox en Sestao es la nieta de Carlos de Meer, el Gobernador Civil franquista de Balears y abogado defensor en el 23F, fallecido en el confinamiento. El prócer suena moderado en labios de su descendiente treintañera, autora del célebre "hoy más que nunca, es hora de recordarle al ejército que la nación no es lo mismo que el Estado. Y que ellos juraron lo primero". Casi preferiría ser de Podemos.

Conocí a Dolores Sampol en los años en que teníamos derecho a ser felices. Geométrica, agitada pero apaisada, espigada como un brancusi. Insegura en pájaro pero determinada a volar, nerviosa pero tranquilizadora. Siempre me gustó más su obra encalmada de lo que estuve dispuesto a reconocer. Libró su última batalla contra la ejecución de una xicaranda. Dio más de lo que recibió.

Cuenta Mario Vargas Llosa en Medio siglo con Borges que "acabo de leer este libro en Mallorca, donde Borges hizo su vela de armas literaria. Aquí escribió versos vanguardistas, firmó manifiestos, se vinculó a un grupo de poetas y escritores jóvenes de la isla". Extraigo esta cita harto de festivales de hojalata, certámenes culturales de opereta y convocatorias de tercera división. En la primera mitad del siglo XX, Albert Vigoleis Thelen anota en La isla del segundo rostro que "en aquellos días era necesario haber pasado por Mallorca si se quería contar en los salones del mundo". Los mediocres no tienen derecho a desfigurar esta herencia con capeas.

Reflexión dominical mimética: "En cuanto los poderosos consideran que la muerte de George Floyd es importante, la devalúan".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats