Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Voleibol

Nueva situación límite para el Voley Palma al quedar sin patrocinador

Sorpresa en el club ante la negativa de Feníe Energía de renovar el acuerdo - Su presidente Carlos García confía en salir a competir en la Superliga y se marca un plazo de diez días para hallar una alternativa

Los jugadores del CV Palma, en un partido en el Palau Municipal d’Esports. | CV PALMA

Los problemas de subsistencia en el Club Voley Palma parecen el cuento de nunca acabar. Desde que el mecenas deportivo Damià Seguí decidió en 2017 abandonar su exitoso proyecto del Can Ventura, tras lograr el histórico doblete de la Superliga y la Copa del Rey, todos los veranos han tenido su culebrón económico en el club de Ciutat.

Si doce meses atrás se logró agónicamente inscribir al equipo en la máxima categoría, gracias al acuerdo de patrocinio con Feníe Energía Mallorca por un valor cercano a los 100.00 euros, ahora se presenta un nuevo ‘match-ball’ para el conjunto de Son Moix. La compañía energética comunicó ayer a la entidad que preside Carlos García que no prolongará durante la temporada 2022-23 el contrato que daba nombre al equipo en la competición.

«Ha sido algo inesperado porque la renovación estaba apalabrada, a falta de un mes para empezar la pretemporada y ya nos habíamos inscrito en la próxima Superliga», confesó Carlos García a DIARIO de MALLORCA. El mandatario del Voley Palma envió un mensaje de tranquilidad al asegurar que se da «un plazo de diez días para encontrar viabilidad económica» y agregó que el retorno para la empresa que esta temporada apostó por el ‘naming’ del equipo se situó «por encima del millón trescientos mil impactos de ‘clipping’».  

«Tal vez no pelearemos con los cuatro primeros, pero queremos defender en la pista nuestra plaza en la Superliga»

Carlos García - Presidente del CV Palma

decoration

«Contemplamos salir a competir con el presupuesto que tengamos y el nivel de la plantilla dependerá de ello. Tal vez no pelearemos con los cuatro primeros, pero queremos defender en la pista nuestra plaza en la Superliga», siguió García. 

Las consecuencias federativas de renunciar a la élite del voleibol obligarían al Club Voley Palma a sufrir un doble descenso hasta la Primera Nacional, tercera categoría española. Otra opción, más frecuente en casos similares, sería permutar su plaza con la de un club de la Superliga 2, bajando solamente un escalón competitivo.

Los fichajes esperan

Con hasta cinco bajas confirmadas respecto a la plantilla de la temporada anterior -Dani Ruiz, Rodrigo Pernambuco, Ignacio Sánchez, Chema Giménez y Sunny Wu- el entrenador Abel Bernal tenía ya preacuerdos con recambios de garantías que no habían sido todavía anunciados.

«Afortunadamente algunos de los fichajes entienden la situación y nos esperan. Pero, si el presupuesto se reduce y alguno de ellos considera otros proyectos, apostaremos por los jugadores de la cantera que han estado con nosotros en la Superliga aguardando su oportunidad», finalizó García.

Compartir el artículo

stats