Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cuatro meses de agonía de Mohamed Yoube

El hermano del joven que falleció tras ser agredido en julio en Cales de Mallorca relata el sufrimiento de toda la familia: «Al principio teníamos esperanza, pero poco a poco fue a peor»

El aparcamiento del centro comercial de Cales de Mallorca donde ocurrió la agresión. | ROSA FERRIOL

Todo ocurrió en un momento. Mohamed Yoube, un joven marroquí de 28 años, había salido de fiesta por Cales de Mallorca. En el aparcamiento de un centro de ocio se encontró con una antigua novia, que iba acompañada por su actual pareja. Este joven, español de 21 años, presuntamente le golpeó por la espalda porque había hablado con la chica. Mohamed cayó y en el suelo recibió varias patadas en la cabeza, que le ocasionaron gravísimas lesiones. Fue trasladado a Son Espases en estado crítico, pero no llegó a recuperarse nunca. Falleció el 26 de noviembre en el hospital. «El médico nos dijo que tenía profundas lesiones en el cerebro. No sé cuántas veces le pegó, fue una salvajada», explica Hafid, el hermano de la víctima.

Mohamed Yoube, el joven fallecido. | DM

Mohamed vivía desde hace años en Mallorca junto a sus padres y sus cuatro hermanos, tres chicos y una chica. La familia es originaria de la ciudad marroquí de Taurirt. El joven sufría una insuficiencia renal que le obligaba a someterse a sesiones de diálisis, por lo que no podía trabajar.

Según cuenta su hermano, había estado saliendo con una chica, pero lo habían dejado hacía más de un año. Sobre la una de la madrugada del 21 de julio se la encontró en el aparcamiento de un bar del centro comercial Palmeras. Ella iba acompañada de su actual novio, un joven de 21 años, y de otra pareja.

«Él estaba buscando pelea con todo el mundo, y encontró a mi hermano», dice Hafid. «Estaban hablando, aprovechó un momento que mi hermano miraba para otro lado y le golpeó por la espalda. Y cuando cayó al suelo le pateó la cabeza».

Hafid explica que él se enteró a la mañana siguiente. «Me llamaron para decirme que estaba en el hospital. Desde entonces fueron cuatro meses de sufrimiento para él y para toda la familia».

Los médicos descubrieron que tenía una hemorragia en el cerebro y le operaron de urgencia. Un mes después le volvieron a intervenir por unos coágulos. «El médico nos dijo que tenía lesiones muy severas. No sé cuántas veces le pegó», prosigue Hafid. «Fue una salvajada».

«Teníamos esperanzas»

Mohamed estuvo una temporada en la UCI y bajó a planta. «Despertó y teníamos esperanzas», dice Hafid. «Movía la mano izquierda y abría los ojos, pero no llegó a hablar. Entendía poca cosa. Hemos pasado así cuatro meses, cuatro meses en el hospital, toda la familia hemos sufrido mucho».

El hermano de Mohamed cuenta que poco a poco fue empeorando, hasta que su situación se agravó a mediados de noviembre. Falleció a las seis de la mañana del 26 de noviembre.

Tras golpearle, en la madrugada del 21 de julio, el presunto agresor se escapó del lugar junto a sus acompañantes. «Ninguno de ellos llamó a una ambulancia ni le ayudó», continúa Hafid. «Fue un cobarde sin corazón».

La Policía Nacional de Manacor inició entonces una investigación e identificó al sospechoso. Se trataba de un joven con numerosos antecedentes policiales.

Una semana después se entregó acompañado de su abogado, Miquel Àngel Ordinas, en la comisaría de la ciudad y quedó inmediatamente detenido por un delito de lesiones graves. Tras declarar en el juzgado, ingresó en prisión provisional.

La muerte de la víctima complica mucho el panorama judicial de este joven, ya que previsiblemente pasará a ser acusado de homicidio. Su defensa está a la espera de recibir los informes médicos para determinar qué influencia pudo tener el estado de salud previo de la víctima, en especial su insuficiencia renal crónica, en su fallecimiento.

Hafid afirma que su hermano nunca comentó que tuviera miedo de este joven. «Nunca nos dijo nada sobre que tuviera problemas a causa de su antigua relación con esa chica».

Compartir el artículo

stats