13 de octubre de 2019
13.10.2019

Piden 30 años de cárcel para el acusado de asesinar a su exsuegro en Sencelles

El sospechoso golpeó y apuñaló a la víctima, que padecía una discapacidad, cuando se negó a darle dinero, según la fiscalía

13.10.2019 | 00:43

La fiscalía reclama una condena de 30 años de cárcel para el hombre acusado de asesinar a su exsuegro en Sencelles en 2017. El sospechoso, Antonio B.F., de 42 años, supuestamente golpeó y apuñaló a la víctima, Juan Antonio Florit, de 57 años, porque se negó a darle dinero. Le propinó varios golpes con una vasija de barro y luego le asestó más de 40 puñaladas. Según la acusación, el procesado se aprovechó de la discapacidad física que padecía la víctima, cuyas facultades estaban además mermadas por el consumo de antidepresivos. Tras el crimen, el acusado se llevó del domicilio un recipiente con dinero y el móvil de su exsuegro. La fiscalía le acusa de asesinato con alevosía y ensañamiento y robo con violencia e intimidación. Un tribunal popular enjuiciará el caso en los próximo meses.

El ministerio público relata en su escrito de conclusiones provisionales que en la noche del 15 de mayo de 2017 Antonio B.F. se presentó en la finca donde la víctima vivía a temporadas, en el camino de Son Creixell, a las afueras de Sencelles. Juan Antonio Florit abrió la puerta y dejó pasar a su exyerno.

Los dos hombres se dirigieron a la cocina de la vivienda, donde el acusado pidió dinero a la víctima, que se negó a dárselo. El acusado cogió entonces una vasija de barro y empezó a golpear a su exsuegro en la cabeza y la cara, hasta que el recipiente se rompió. El agresor cambió entonces de arma. Esgrimió un gran cuchillo de cocina y asestó más de 40 puñaladas a Florit en los brazos y las manos, llegando a fracturar varios huesos y amputarle un dedo. Las dos últimas cuchilladas fueron en el pecho y el cuello. La víctima sufrió una gran hemorragia y murió en el acto.

La fiscalía sostiene que el procesado se ensañó con su exsuegro, ya que le causó un sufrimiento innecesario por la gran cantidad de cuchilladas. Además, considera que la agresión fue alevosa, pues la víctima no preveía el ataque y tenía limitada su capacidad de defensa. Por un lado, porque padecía una discapacidad física del 43 por ciento, al sufrir una dolencia en la pierna derecha derivada de un accidente de tráfico que le impedía doblar la rodilla. Por otro, porque los antidepresivos que tomaba desde hacía un tiempo mermaban sus capacidades físicas y psíquicas.
El ministerio público relata que tras matar a Florit, el procesado revolvió toda la casa y se apoderó de un recipiente con dinero y el teléfono móvil de la víctima. Cerró la puerta de la casa y la entrada a la finca y se marchó.

El cadáver del hombre fue hallado por su hermana al día siguiente por la noche. La investigación de la Guardia Civil fue rápida y el 18 de mayo los agentes detuvieron a Antonio B.F. como autor del crimen. El acusado permanece desde entonces en prisión preventiva. Según las pesquisas, tenía problemas con las drogas y acudió a la finca de su exsuegro en busca de dinero con el que comprar cocaína.

La fiscalía atribuye al acusado un delito de asesinato con alevosía, ensañamiento y para facilitar la comisión de otro delito, así como un robo con violencia e intimidación. Por ellos solicita penas que suman 30 años de cárcel y otros 10 de libertad vigilada. Al mismo tiempo, reclama una orden de alejamiento que le prohíba acercarse o comunicarse con su expareja y la hija que ambos tienen en común durante una década y la retirada de la patria potestad. También pide que Antonio B.F. indemnice con 100.000 euros a su excompañera sentimental y con otros 75.000 euros a los padres de la víctima.

Está previsto que el juicio se celebre en los próximos meses en la Audiencia Provincial de Palma. Un tribunal popular será el encargado de juzgar los hechos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook