Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera División

El Mallorca pone fin a la maldición de las 14 horas

La victoria del Mallorca ante el Almería supone acabar con a una nefasta racha de quince partidos sin ganar a las dos de la tarde desde la 2019/20 -Los bermellones acumulaban cinco empates y once derrotas en esta criticada franja horaria

Maffeo celebra el gol de la victoria ante el Almería. MANU MIELNIEZUK

Dieciséis partidos después, el Mallorca ya sabe lo que es ganar un partido que ha jugado a las 14 horas. Ha tenido que ser en la cuarta temporada desde que la Liga emplea esta franja horaria para que los bermellones sumen de tres por primera vez. El triunfo frente al Almería, por la mínima gracias a un gol de Maffeo de cabeza, acaba con la maldición de jugar a las dos de la tarde que arrastraba el conjunto mallorquinista y que se hizo especialmente patente el curso pasado, llegando a jugar once partidos y sacando solo tres puntos en tres empates.

Más allá del enfado que siempre ha supuesto para el aficionado bermellón el tener que jugar a las 14 horas, especialmente en las primeras jornadas de Liga debido a las altas temperaturas, desde la etapa de Vicente Moreno en Primera –temporada 2019/20– el Mallorca nunca había ganado a esta hora. Ese curso, que tuvo que interrumpirse por la aparición del coronavirus disputó dos partidos: empató a dos ante el Celta en Balaídos y cayó en San Mamés frente al Athletic (3-1). 

Ya en ese año, la presencia de Take Kubo en las filas bermellonas se empezó a emplear como la principal justificación para que el Mallorca jugara en esa franja, de máxima audiencia en Japón.

En la campaña en Segunda División, con Luis García al frente, el Mallorca, uno de los equipos con más audiencia del campeonato, tan solo jugó un partido a las dos de la tarde. Fue en Son Moix y ante el Espanyol de Moreno, en un duelo directo entre los dos grandes aspirantes al título y al ascenso directo y que se llevó el conjunto catalán tras vencer 1-2. 

La gran catarata de encuentros a las 14 horas llegó la temporada pasada. Once encuentros, de los que en solo tres se puntuó con un empate, acumulando ocho derrotas. Y es cierto que en dos a los bermellones se les escapó la victoria en el tiempo de descuento, dentro de esa retahíla de duelos seguidos en los que los puntos parecían volar al levantar el cuarto árbitro la tablilla con el tiempo añadido.

Ante el Valencia en Mestalla (2-2), los pupilos de Luis García vencían por dos goles de diferencia en el minuto noventa. Y frente al Cádiz (1-1), un penalti de Sastre en el 89 privó al conjunto mallorquinista de hacerse con los tres puntos ante un rival directo y a domicilio. En el resto de encuentros, derrotas claras sin realizar buenos partidos, siendo especialmente dolosa la goleada encajada en Son Moix ante el Granada (2-6) y que dejó la permanencia prácticamente como un milagro. 

Este año, los tres partidos seguidos a las 14 horas –la mitad de los totales jugados hasta la fecha –se han saldado con un empate ante el Girona (1-1) –otra victoria que se escapó en el tramo final–, la goleada frente al Madrid (4-1) y por último la victoria frente al Almería. Un triunfo tranquilizador y que permite afrontar con confianza el próximo compromiso liguero ante el Barcelona. 

Compartir el artículo

stats