El ayuntamiento de Calvià negocia la compra de un hotel construido en 1963 en Magaluf para demolerlo

Si culmina la operación, sería la primera operación de esponjamiento de estas características desde el derribo del Atlantic, en el año 1996

Una vista general del hotel Teix, construido en 1963, en la calle Pinada.

Una vista general del hotel Teix, construido en 1963, en la calle Pinada. / Juan Luis Iglesias

Iñaki Moure

Iñaki Moure

El entorno de Punta Ballena, en Magaluf (Calvià), podría ser objeto esta legislatura de una actuación urbanística de envergadura histórica de la mano de la iniciativa pública para darle aire a una zona con alta densidad de bares, locales comerciales y establecimientos hoteleros; una actuación de la que no ha habido precedentes en el municipio en los últimos 30 años.

El ayuntamiento de Calvià, presidido por el alcalde Juan Antonio Amengual (Partido Popular) en coalición con Vox, ha mantenido negociaciones preliminares con la propiedad del hotel Teix, que se construyó en 1963 y que lleva cerrado unas temporadas.

El objetivo, apuntan fuentes que han tenido acceso a lo tratado, sería comprarlo y demolerlo a continuación en una actuación de esponjamiento que significaría abrir un nuevo espacio público, libre de cemento, en el corazón de la fiesta nocturna de Magaluf. A preguntas de este diario para corroborar la información, el Consistorio declinó pronunciarse sobre el interés de la administración municipal en esta operación.

Fuentes conocedoras del mercado inmobiliario a nivel local sí que han informado de que las conversaciones se hallan aún en una fase muy inicial, con un largo recorrido de temas pendientes por cerrar para que ésta fructifique. Una de estas cuestiones sería el precio a abonar por el establecimiento, que, según las mencionadas fuentes, podría elevarse a una cifra de siete dígitos.

Una de las opciones que tendría el Ayuntamiento calvianer para asumir la compra sería mediante fondos procedentes del impuesto de turismo sostenible.

Cabe apuntar en este sentido que el Govern de Prohens ya anunció su intención de que este gravamen vuelva a ser «finalista» y sirva para mejorar infraestructuras turísticas y reconvertir zonas maduras; un objetivo éste último que se ajustaría a la operación de esponjamiento en el hotel Teix, en pleno corazón de Magaluf. Otro de los temas que debería solucionarse sería resolver el contrato de la explotación de los locales comerciales situados en los bajos, entre ellos un conocido pub de Magaluf.

2.500 metros cuadrados

El hotel Teix, situado en la calle Pinada de Magaluf (una calle transversal a Punta Ballena), es uno de los establecimientos históricos de la zona. Se construyó hace ahora seis décadas, en los inicios del boom turístico, y tiene una superficie aproximada de unos 2.500 metros cuadrados.

El establecimiento, que está situado a medio centenar de metros de la playa de Magaluf y que lleva unos años cerrado, dispone de unas 40 habitaciones. Su capacidad se cifra en cerca de 80 plazas. Cuenta además con una piscina exterior. En su parte inferior, hay seis locales comerciales situados a pie de calle.

A falta de cómo acabe resolviéndose el interés municipal en esta actuación urbanística, se trata de una operación que recuerda por su trascendencia a la voladura en el año 1996 del histórico hotel Atlantic, situado en primera línea de Magaluf.

El Atlantic fue el primer establecimiento turístico que se inauguró en Magaluf, en 1959, en una época en que este núcleo no se había convertido en un destino de masas de la mano del boom turístico y de la acción de turoperadores. Bajo el mandato de la alcaldesa socialista Margarita Nájera, se emplearon 60 kilos de explosivos para reducirlo a escombros, abriendo una ventana a la costa, en una actuación con gran carga simbólica en un municipio hiperdesarrollado como Calvià. Hoy en día, es una plaza pública.