El empuje del turismo lleva a Sóller a superar el tope de 6.000 trabajadores

En plena campaña de verano, el número de asalariados alcanza una cifra récord que es un 53 por ciento mayor que durante el año crítico de 2012

El sector de la hostelería es el que ha experimentado un mayor crecimiento

Centro de Sóller, durante la temporada alta.

Centro de Sóller, durante la temporada alta. / J. MORA

El turismo es el motor de la economía. Ésta es la afirmación que se ha ido imponiendo en los últimos años después de convertirse este sector en la principal locomotora que genera no sólo dinero, sino también muchos puestos de trabajo. Después de décadas en que la construcción se había convertido en el segmento productivo que más prosperidad generaba en el valle, el negocio turístico ha acabado por imponerse.

Un estudio elaborado por el Consorcio Serra de Tramuntana así lo corrobora. Entre los años 2010 y 2018, en el ámbito de la Serra, el sector de la hostelería es el que ha experimentado un mayor crecimiento, mientras que el sector del comercio presenta una tendencia negativa. El sector de la construcción, a pesar de que a partir de 2014 experimentó un importante repunte, no alcanza los niveles de ocupación que tenía en 2010.

Concretamente, en Sóller, en este periodo el sector de la hostelería ha registrado un incremento del 47,5%, mientras que el de la agricultura y la ganadería ha experimentado un decrecimiento del 24%. El de la construcción alcanza el 26% negativo, mientras que el comercio ha sufrido un decrecimiento del 13%.

Todos estos indicadores contrastan, sin embargo, con la clara evolución positiva que ha experimentado todo lo que pasa por las manos del turismo. Muestra de ello lo tenemos con los datos que proporciona la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), que revela que Sóller ha superado este año la barrera de los 6.000 trabajadores en activo. Efectivamente es una cifra que se puede catalogar de récord, porque nunca en la historia había habido tantos empleados asalariados trabajando en el municipio.

Mes de julio

De acuerdo con estas cifras, el récord se produjo durante el mes de julio, un período durante el que se contabilizaron 6.047 personas cotizando en los diferentes regímenes de la Seguridad Social. Obviamente, el grupo de trabajadores que están incluidos en el régimen general fue el más cuantioso, aglutinando hasta 4.200 personas que con su nómina hicieron su aportación a la Seguridad Social. El segundo grupo en importancia fue el de los trabajadores autónomos, que en plena campaña veraniega llegó a alcanzar los 1.400 cotizantes.

Haciendo un repaso a las cifras históricas desde el año 2005 hasta la actualidad, nunca en un verano había habido tantos trabajadores trabajando en Sóller, casi la mitad de la población inscrita en el padrón de habitantes que tiene el municipio. Si se hace una comparativa con el año 2012, un ejercicio marcado por la crisis económica y turística, el número de trabajadores en activo se ha incrementado.

El dato | Niveles de pobreza en el municipio

Tener más turistas y mayor masificación fruto de la principal actividad económica no supone mayor riqueza para los ciudadanos. Así queda recogido en el informe anual que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) que revela que Sóller es el municipio más pobre de la comarca central de la Serra de Tramuntana que engloba Bunyola, Escorca, Sóller, Fornalutx y Deià.

Incluso queda por detrás de Bunyola, un pueblo donde la actividad turística es prácticamente residual. En la misma situación se encuentran otros dos municipios enfocados al monocultivo del turismo: Deià y Fornalutx. La entrada de divisas que representa el mercado turístico no tiene repercusión directa en los bolsillos de los habitantes de estas poblaciones. La renta media por persona se situó en Sóller en los 13.075 euros, el valor más bajo de los cinco municipios que conforman la comarca.