Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Restauración

El Café del Sol de Cala Millor, un referente que cierra sus puertas

Comerciantes y hoteleros del núcleo turístico reclaman que la nueva concesión esté a la altura del servicio de calidad que ha aportado el local durante los últimos quince años

El Café del Sol, cerrado al público, en una imagen reciente.

Durante quince años el Café del Sol ha dado servicio de calidad en la playa de Cala Millor. No se trata de un chiringuito de playa más, prestaba el servicio de bar restaurante con una gran oferta musical y de calidad. Un referente, no solo en el Llevant, sino en toda Mallorca, para turistas y residentes. 

El pasado 28 de febrero finalizó la concesión para su explotación y cerró sus puertas dejando de atender a una clientela incondicional. Ahora su propietario dispone hasta el 30 de mayo para dejar las instalaciones, según informa el ayuntamiento de Sant Llorenç, que tiene la intención de volver a licitar el local. Aunque el Consistorio teme que el proceso pueda alargarse debido al litigio que mantienen las dos partes, interpuesto por la propiedad. 

En el sector de los comerciantes y restauradores ya se pide al consistorio llorencí que a la hora de volver a licitar el local, piense en la marca turística que representa Cala Millor y que apueste por tener otro de las misma características y calidad, a la altura de lo que es hoy esta marca. Que no vuelva a convertirse en lo que era, un local de más de lo mismo. 

En el mismo sentido se pronuncia el sector hotelero, que lo considera un referente para el turista, un negocio necesario para la zona que deja huérfana a la zona de Cala Millor de un local de copas y de buena música. 

Falta de previsión

Los hoteleros culpan al Consistorio de no haber previsto la finalización de la concesión y de no licitar con tiempo la nueva para impedir la mala imagen que está dando el local cerrado en primera línea. Un local al que acudían muchos turistas y que ahora parece que está en ruinas. La presidenta de los hoteleros de Cala Millor, Inés Batle, lo recuerda como un referente y ahora, cerrado, da una imagen de mala publicidad a la zona. «Parece como si este local referente se hubiera diluido en el paraíso», lamenta. 

Durante la temporada turística, en el Café del Sol se ofrecía una oferta musical diaria. Por él pasaron conjuntos de renombre, como la banda catalana Pegasus, los guitarristas Max Suñer y Andreu Galmés o la banda felanitxera Black Cats, entre otros. 

En temporada invernal, la música se combinaba con los monólogos, con gran éxito. Estos días en la tertulia de algunos bares de Cala Millor no se habla de otra cosa. Son muchos quienes lamentan el cierre del emblemático establecimiento. Pero ya hay voces de residentes que piden que se mantenga en la nueva concesión el estilo del bar que estos últimos quince años ha dado vida y glamour a la zona, uniéndose así a la demanda del sector hotelero y el de servicios. Incluso hay quien va más allá y pide un local con música a semejanza del Mallorca Smooth Jazz Festival que Jaume Nebot promocionó en Cala Millor.

El cierre del local ha dejado muchos recuerdos a quienes lo han visitado todos estos años. A él acudían jóvenes, parejas, familias, turistas de toda índole, se realizaban eventos nacionales e internacionales, de ámbito, promocional, cultural o deportivo. Alison Taylor, una de las últimas clientas en visitar las redes sociales del local, escribió en el post de despedida: «Oh, no, cómo me entristeció leer esto, lo he pasado muy bien en este hermoso lugar».

Ahora, el Café del Sol es como si estuviera condenado a un ocaso continuo en la playa de Cala Millor, a la espera de la celeridad institucional, que al parecer no será tal, para volver a brillar y agasajar a turistas y residentes.

Compartir el artículo

stats