Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ganadero de Llucmajor Toni Barceló: "La matanza de ovejas y corderos ha sido un impacto muy fuerte"

Los agentes rurales siguen buscando a los tres perros que mataron 90 ejemplares en la finca de Llucmajor mientras que la conselleria de Agricultura también activa un dispositivo para dar con el paradero de estos animales

Toni Barceló: " La matanza de las ovejas y los corderos ha sido un impacto muy fuerte"

Es la primera vez que la finca de Son Marió en el Caminal des Pou Blanquer, propiedad de Toni Barceló, sufre un ataque de perros peligrosos que este lunes causaron una auténtica matanza en la explotación ganadera. “Es un impacto muy fuerte”, confiesa el propietario aún consternado por el trágico suceso que se saldó con 60 ovejas muertas, la mayoría preñadas, otras 20 heridas, y 35 corderos también muertos. “De las ovejas heridas, alguna seguro que no sobrevive”, desvela Barceló que sentencia que el ataque de los tres perros han matado a casi un centenar de ejemplares.

Barceló, dedicado a la ganadería y a la agricultura desde "toda la vida" recuerda que a las cinco de la mañana un vecino le alertó que había escuchado ovejas correr y que cuando salió observó como dos perros tipo galgo y otro rottweiler estaban atacando su rebaño de ovejas conformado por unos 300 ejemplares. Es verdad que el propio vecino intentó a ahuyentar los perros pero uno de ellos se enfrentó al vecino que dio el aviso.

21

Tres perros matan a 60 ovejas embarazadas en Llucmajor

Toni Barceló admite que aún no se ha parado a contabilizar las pérdidas económicas que supone este ataque, un ataque que es el tercero que sufre el municipio de Llucmajor desde noviembre, pero ya avanza que serán “muy elevadas”. El agente rural Jaume Garau sí se atreve a poner una cifra estimada a los daños. Y es que, desgrana, hay que tener en cuenta que la mayoría de las ovejas muertas estaban preñadas, por ello, el ganadero también ha perdido sus crías y la muerte de una treintena de corderos implica que se “corta la producción de la finca”. Así estima que las pérdidas pueden alcanzar perfectamente los 10.000 euros porque el precio de una oveja reproductora ronda los 80 o 90 euros mientras que un cordero puede rondar los 50 euros, a ello, hay que sumar las crías que el propietario dejará de tener. Y es que no hay que olvidar los pérdidas que implicará esta matanza si se tiene en cuenta que las ventas de Pascua, que ya las tiene perdidas. “Es un desastre”, lamenta mientras prosigue la búsqueda de los tres perros que han causado tal matanza. “Hemos recorrido todos los caminos una y otra vez que rodean la finca y vamos ampliando el camino para dar con ellos”, remarca. El edil de Medio Ambiente, Guillermo Roig, insiste en recordar que los perros en fora vila deben permanecer atados y los que sean peligrosos deben llevar bozal.

Tres ataques en tres meses

El agente rutal recuerda que Llucmajor ha vivido tres ataques en tres meses pero puntualiza que han sido en diferentes puntos de la localidad. Explica que el propietario de los perros que atacó a un rebaño en diciembre y que causó la muerte a 40 ovejas se hizo cargo de los daños provocados mientras que el ataque de noviembre que se saldó con 60 ejemplares muertos está en manos del juzgado porque la cuantía económica roza los seis mil euros pero avanza que el dueño del perro tiene todos los puntos para perder el caso porque las pruebas son muy solventes.

En el caso de la finca de Son Marió en el camí de Galdent, Garau avanza que los agentes rurales siguen peinando la zona en busca de los tres perros que atacaron al rebaño de Toni Barceló, un propietario que explica que las animales tuvieron que saltar la pared para poder atacar a sus ovejas. El caso también está en manos del Seprona y de la Policía Local. Desde la dirección General de Agricultura también se han implicado en el caso, haciendo gestiones con Natura Parc, la veterinaria de la ADS (Associació de Defensa Sanitària) encargada de valorar los daños del ataque y el propietario. Este martes la conselleria de Agricultura ha contactado con el alcalde Éric Jareño para informarle que activaba un dispositivo para dar con el paradero de los tres perros que están “sueltos y descontrolados”. El Consistorio ha puesto a disposición los agentes de la Policía Local. En este sentido, el próximo lunes la conselleria que dirige Mae de la Concha ha convocado a una reunión para analizar el tema a la FELIB, Ayuntamientos y Natura Parc.

Compartir el artículo

stats