Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Memoria Democrática creará un banco de ADN para identificar a las víctimas

De momento, este mes de enero se hará una llamada general a los familiares de los represaliados para que se hagan las pruebas y todos pasarán por «el filtro de Son Coletes»

Memoria Democrática creará un banco de ADN para identificar a las víctimas

Uno de los objetivos primordiales de Memoria Democrática es avanzar en las identificaciones de los restos hallados en las fosas a lo largo de 2021. Las últimas intervenciones tanto en Porreres como en Son Coletes han sido «muy potentes» y han permitido el hallazgo de muchos restos humanos.

«Hemos duplicado la cantidad en un año». Así uno de los «retos más importantes es el de lograr identificar y retornar a sus familias la mayor cantidad de personas». «Estamos pendientes de la identificación de 65 cuerpos hallados en Porreres y de los 54 de Son Coletes. Son muchos cuerpos y cada cuerpo es una historia». Son palabras del secretario autonómico Jesús Jurado que avanza que a lo largo de 2022 se han fijado como reto crear un banco de ADN que permita acelerar dichas identificaciones. 

«Debemos abrir completamente el abanico»

Jesús Jurado - Secretario Autonómico de Memoria Democrática

decoration

De momento, lo que sí se hará este enero será una llamada general para los familiares de las víctimas se hagan pruebas ADN para tener mayor variedad. «En Son Coletes nos hemos dado cuenta de que se abren muchas posibilidades de que personas que se pensaban que estaban enterradas en otros sitios, puedan aparecer en Manacor. Ello conlleva que muchos familiares no se hicieran las pruebas de ADN. Lo que haremos es abrir completamente el abanico y las pruebas de toda la isla pasarán por el filtro de Son Coletes», avanza Jurado.  

«Debemos abrir el abanico. Es preferible hacer una base de datos para comparar cualquier fosa. Eso nos lleva a otro reto que es lograr implementar un banco de pruebas de ADN pero que es complicado porque tiene unas implicaciones de datos personales. Estamos trabajando con personal del Govern que trabaja en protección de datos para dar forma a un banco de ADN que cumpla la normativa. Hemos ido a ver cómo lo hacían otras comunidades como el País Vasco. Creo que 2022 será el año de plasmar el banco de ADN que tendrá distintos usos: permitirá agilizar las pruebas de ADN en nuestras propias fosas pero también debe servir para compartir nuestros datos con las otras comunidades porque hay baleares que murieron en otros lugares de la península», desgrana Jurado. «El Estado también trabaja en la línea de crear un banco de ADN estatal que no será más que la suma de los bancos autonómicos», añade.

Compartir el artículo

stats