Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Marratxí Xarxa Comunitària': una red contra la soledad

La regidora Aina Amengual avanza que el objetivo del departamento es tejer una red de voluntarios porque «la clave es sumar esfuerzos»

Jordi Alfonso. | R.F.

Marratxí tiene 54 kilómetros cuadrados, 25 núcleos de población y muchas dificultades de conexión entre núcleos. Ello tiene sus consecuencias a nivel social, sobre todo, en las personas mayores que se encuentran solas o se sienten solas. Por ello, el departamento de Servicios Sociales del Ayuntamiento ha tomado cartas en el asunto y ha emprendido un proyecto pionero en la isla. Se trata de Marratxí Xarxa Comunitària, una iniciativa que va orientada a distintos segmentos de población. Así lo explica el trabajador social, Jordi Alfonso, que junto a las trabajadoras familiares Ana Maria Gutiérrez y Clàudia Perelló, se desviven por el bienestar de sus usuarios y por mejorar su calidad de vida. El programa está despegando y ya suma una quincena.

La iniciativa tiene distintos focos de atención. Por una parte, se dirige a personas mayores que viven solas o se sienten solas, pero también a población nou vinguda o familias con necesidades especiales. De momento, se hace una intervención a nivel individual pero Jordi Alfonso no descarta encuentros grupales para llevar a cabo alguna actividad. ¿Y qué hacen desde Marratxí Xarxa Comunitària? Básicamente, en el caso de personas mayores, hacer compañía y escuchar a los usuarios que luchan contra la soledad. También les acompañan a dar un paseo, a hacer trámites bancarios, a su cita con el médico o, simplemente, a comprar el pan. Ellos expresan sus necesidades y los trabajadores responden estando a su lado. «Este viernes me toca hacer de cartera», comenta entre risas Gutiérrez. Y es que algunos de sus usuarios han decidido escribirse cartas entre ellos para conocerse a través de misivas. «Sus gestos y sus miradas relatan lo agradecidos que están con este programa», confiesa Jordi Alfonso, que tiene claro que otra clave del programa es la introducción a las nuevas tecnologías. Es decir, los móviles, las tabletas e, incluso, a los altavoces inteligentes como Alexa.

La regidora de Servicios Sociales, Aina Amengual, explica que esta innovadora iniciativa se aunará con otro proyecto de voluntariado. Y es que en breve quedará constituida una nueva asociación de voluntariado. La idea es tejer una red de voluntarios para que este acompañamiento se pueda hacer a partir de voluntarios. «El objetivo es crear un tejido asociativo fuerte para sensibilizar a la población a nivel social», confiesa Amengual que destaca la importancia de la atención comunitaria porque se hace una labor preventiva que ayuda a evitar que el problema se haga más grande. «La clave es sumar esfuerzos». Y es que en Marratxí Xarxa Comunitària la colaboración vecinal es esencial: desde una llamada a Servicios Sociales alertando de que su vecino está muy solo o un aviso desde la farmacia o la tienda de la esquina. Así, la maquinaria se pone en marcha. Jordi Alfonso hace una primera valoración y, a partir de aquí, se vuelcan en sus usuarios. «La clave es que tengan confianza en nosotros para que nos cuenten qué les pasa y así poder actuar si es necesario», explica este trabajador social.

Compartir el artículo

stats