Sant Jordi, Son Rapinya y Son Ferriol exigen más policía en las fiestas de barrio

Varias entidades vecinales se reúnen con el regidor de Seguridad Ciudadana para pedir un incremento de vigilancia en las verbenas más populares

Cort se compromete a aumentar el número de efectivos y a prevenir especialmente los botellones

Fiesta en el barrio palmesano de Sant Jordi.

Fiesta en el barrio palmesano de Sant Jordi. / Asociación de vecinos de Sant Jordi

Irene R. Aguado

Irene R. Aguado

Los vecinos de Palma quieren más policía en sus fiestas de barrio. Por lo menos los de Sant Jordi, Son Rapinya y Son Ferriol, que en vistas del desastre en la verbena de s’Aranjassa, que acabó con una multitudinaria pelea entre numerosos jóvenes, se reunieron ayer con la dirección de la Policía Local de Palma y el nuevo regidor de Seguridad Ciudadana y Civismo en Cort, Miguel Busquets, para pedir un incremento de la presencia policial en las verbenas más populares de Palma.

«Lo de s’Aranjassa no es una novedad. Son pandillas de jóvenes que se citan por redes sociales para beber o incluso para pegarse», explicó la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Palma, Maribel Alcázar. «Nos preocupa que la gente vincule nuestras fiestas con este tipo de conflictos», añadió. La responsable estuvo acompañada por varios portavoces de las asociaciones de Sant Jordi, Son Rapinya y Son Ferriol, que explicaron a Busquets y a los policías cómo se acaban generando los altercados en las fiestas: los jóvenes (en muchas ocasiones menores) llegan con mochilas cargadas de alcohol y hacen botellón por los alrededores de la verbena. El espacio central de la fiesta no suele ser conflictivo, afirmaron, sino que el problema se gesta en las calles aledañas.

Precisamente por eso exigieron que, además de incrementar la presencia de policías, que se vigilen mochilas y bolsos para evitar la entrada de alcohol, sobre todo en las fiestas más multitudinarias. Los vecinos también pedirán a la Delegación de Gobierno que tome cartas en el asunto y que destine patrullas de Policía Nacional de forma preventiva, y no solo cuando hay un conflicto como en s’Aranjassa a principios de este mes.

De momento, desde el ayuntamiento de Palma Busquets se comprometió ayer a aumentar el número de policías al máximo en las verbenas durante el mayor periodo de tiempo viable, habida cuenta de que hay más celebraciones y hay que llegar a cubrirlas todas. Se pondrá en marcha la policía de barrio, y se valorará la presencia de las dotaciones de Protección Civil en según que actos. Aumentarán, por tanto, los controles en este tipo de eventos, y también se estudiará la posibilidad de divulgar en las redes de la Policía Local mensajes que fomenten el civismo, y que adviertan de antemano que se tomarán las medidas oportunas contra aquellos que rompan la convivencia en las verbenas de los barrios de Ciutat.

La nueva asociación de vecinos del Paseo Marítimo de Palma denuncia los excesos del ocio nocturno

DM