Notificada a tiempo, pero con una foto completamente oscura e ilegible. Para Fernando León, un ciudadano de Palma, la multa que le ha llegado a casa «es el colmo» después de haber vivido como afectado la polémica de las notificaciones irregulares de las sanciones de tráfico de Cort.

El documento acredita una denuncia por una supuesta infracción que habría cometido León en la calle Pompeu Fabra, casualmente uno de los más ‘multones’ de Palma. La sanción es de 100 euros, aunque el ciudadano podrá abonar la cuantía reducida (50 euros) porque esta notificación sí la ha recibido en los plazos establecidos.

Sin embargo, la foto que se muestra como prueba es indescifrable: no se ve nada, ni se distingue ninguna matrícula ni vehículo, pese a que se tomó a las ocho de la tarde en septiembre. Tan solo se vislumbran varios puntos iluminados, que aunque bien podrían ser los faros de un coche, para Fernando León «no sirve como prueba fehaciente» de que este vehículo es el suyo: «Podría ser el de cualquiera», denuncia.

El ciudadano, que previamente formaba parte de la asociación ‘Stop Multes Sense Notificació’, ha interpuesto un recurso alegando indefensión ante el ayuntamiento de Palma y recuerda que la normativa obliga a que el vehículo filmado por el radar fijo se distinga de forma clara, sin ambigüedades. Cabe decir que la fecha de la infracción, el 3 de septiembre de 2022, coincide con los días en que este radar fue vandalizado con pintura como acto de protesta.

Por otro lado, este mismo ciudadano ha revelado a este diario que la asociación de afectados se personará como acusación particular en el juicio de la ‘Operación Strogoff’ de la Policía Nacional, que desarticuló una trama de firmas falsas en las notificaciones de tráfico que reparte la empresa adjudicataria, CI Postal. Aunque según Cort los afectados son solo una veintena, la plataforma pretende demostrar que hay miles de ellos por toda Palma.