Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Palma duplica la cantidad de escombros recogidos en vertederos ilegales

Los basureros están en caminos rurales, torrentes y polígonos

Sacas de escombros abandonadas ante la possessió de Son Reus Vell, retiradas por el Ayuntamiento.

Sacas de escombros abandonadas ante la possessió de Son Reus Vell, retiradas por el Ayuntamiento. Guillem Bosch

El departamento de Infraestructuras y Emaya han recogido unas 800 toneladas de escombros en vertederos formados de manera ilegal en la vía pública a lo largo de 2020, casi el doble de lo habitual, tras haber aumentado los recursos. Entre enero y mayo de este año, se han retirado otras 387,38 toneladas.

Con la incorporación de Infraestructuras a esta tarea, el pasado mes de diciembre, las cifras de toneladas de escombros abandonados en la vía pública y retirados se han incrementado y casi duplicado respecto a ejercicios anteriores, como demuestran los datos aportados por los correspondientes departamentos municipales.

Si en 2019 Emaya había retirado 450,10 toneladas de escombros y residuos, en 2020 esta cifra ascendió a casi 800 toneladas, ya que Infraestructuras, a través del contrato de Vialidad, asumió la limpieza de otras zonas, eliminando 373,73 toneladas, que se sumaron a las 419,82 de la empresa municipal de limpieza.

Así, entre diciembre de 2020 y mayo de 2021, Infraestructuras ha retirado un total de 612 toneladas de residuos y escombros en torrentes, solares, caminos... Ha sido el caso de Son Anglada, Son Fangos, el camí de ses Argiles, camí Fondo, camí de Cabrells, el torrente de na Bàrbara o el campo de fútbol Miquel Nadal. La cifra mencionada, sumada a lo recogido por Emaya a lo largo de 2020 y los primeros meses de este ejercicio, arrojan esas 1.180 toneladas.

Por su parte, Emaya se encarga de retirar escombros de la vía pública, polígonos (especialmente las calles sin salida) y zonas de la periferia rural, desde la zona Ponent, (camino del cementerio de Gènova, La Vileta...) hasta Sant Jordi, pasando por Son Sardina y sa Indioteria.

Según Emaya, la proliferación de los vertederos ilegales se explica en buena parte por las empresas que se ofrecen a recoger escombros de obras o a vaciar viviendas con precios por debajo de las tarifas del servicio oficial de Mac Insular y que después los abandonan en cualquier sitio.

Imagen de archivo de residuos abandonados en Son Gual. | EMAYA

Impacto del confinamiento

El año pasado, durante los meses de confinamiento, la retirada de escombros fue mínima en comparación con 2019. Así, en marzo se recogieron 6,62 toneladas de escombros de la vía pública, mientras que en abril fueron 2,46 y en mayo, 2,74.

En cuanto se levantó el confinamiento, las cifras aumentaron y en junio se recogieron 49,06 toneladas.

El total de escombros recogidos por Emaya en el año de la pandemia fue ligeramente inferior al de 2019, con 419 toneladas frente a 450.

Respecto a la vigilancia de determinadas zonas para evitar la formación de vertederos ilegales, recientemente se presentó el balance de las brigadas mixtas entre la Policía Local y los inspectores ambientales de Emaya, puestas en marcha el pasado mes de marzo. Como resultado, se habían levantado 41 actas contra empresas y particulares por incumplir la ordenanza de residuos.

Por otro lado, los inspectores ambientales habían registrado otras 171 denuncias, por lo que el total de expedientes abiertos entre enero y mayo ascendía a un total de 212.

Compartir el artículo

stats