Vox vuelve a desafiar al PP con la aprobación de los presupuestos

Los ultraderechistas votan en contra del centenar de enmiendas presentadas por los populares y redoblan su presión respecto a los 20 millones de euros exigidos para la libre elección de lengua

La portavoz de Vox en el Parlament, Idoia Ribas, junto a la portavoz adjunta del Partido Popular, Marga Durán

La portavoz de Vox en el Parlament, Idoia Ribas, junto a la portavoz adjunta del Partido Popular, Marga Durán / B. Ramon

Andrés Martínez

Andrés Martínez

En plena negociación por una partida de 20 millones de euros para aplicar la libre elección de lengua el próximo curso, Vox vuelve a poner en aprietos al PP con la aprobación de los presupuestos. La formación ultraderechista votó ayer en contra en la ponencia de las cuentas autonómicas, junto al resto de la oposición, del centenar de enmiendas que habían presentado los populares en el Parlament, por lo que de momento no formarán parte del texto final del Ejecutivo. Una postura que contrasta con la del propio PP, quién decidió abstenerse respecto a las enmiendas registradas por sus socios ultraconservadores.

La votación en contra de Vox en primera instancia obligará al Govern a negociar durante las próximas semanas a través de las comisiones un acuerdo para incorporar dichas enmiendas al articulado final de los presupuestos. Los ultraconservadores lanzan así un mensaje contundente, redoblando la presión para definir una partida respecto a su medida estrella: la libre elección de lengua. Por su parte, desde el Partido Popular se muestran reacios a definir una cantidad para esta propuesta sin conocer el número de centros que se adherirán al plan piloto.

«Se nos hace muy difícil concretar por necesidad una partida de 20 millones de euros cuando todavía no sabemos los centros que se adherirán al plan piloto acordado entre PP y Vox. Negociaremos esta y el resto de enmiendas pero actualmente nos sigue siendo imposible cuantificar dicha partida», expresó ayer el portavoz de los populares en el Parlament, Sebastià Sagreras.

No obstante, Sagregras tampoco descartó que finalmente se acuerde una cifra que pueda satisfacer a ambas formaciones durante las próximas semanas. «Es muy difícil concretar si se necesitan 20, 15 o 10 millones. Durante estas semanas se irá definiendo si es que finalmente cae una cantidad para esta partida». En este sentido, el portavoz del Ejecutivo, Antoni Costa, ya descartó la cifra que reclama Vox al considerarla «relativamente elevada» y estar por encima de lo que esperaban, pero se mostró abierto a negociar porque la estimación que han hecho desde Vox «no se corresponde» con los datos que ellos manejan: «Lo vamos a estudiar para saber si es asumible».

«Gobiernan sin mayoría»

Respecto a la posibilidad de que el PP no diera apoyo a la enmienda de Vox para aplicar la libre elección de lengua, la portavoz Idoia Ribas ya lanzó un mensaje muy crítico al Govern la semana pasada. «No quiero ser tan drástica, pero están gobernando sin mayoría absoluta y necesitan llegar a acuerdos para sacar adelante sus iniciativas, así que vamos a hacer valer nuestros votos y nuestra fuerza parlamentaria porque se lo debemos a nuestros votantes».

Vox presentó una enmienda a los presupuestos de 2024 para incluir 20 millones de euros que se destinen a ejecutar la libre elección de lengua asegurando que, después de haber entablado conversaciones con asociaciones, patronales y entidades educativas, este presupuesto ofrecerá «todos los recursos necesarios» a los centros que se acojan para que la medida pactada con el PP tenga una «buena acogida».

Ruptura PP-Vox nacional

En cuanto a la ruptura de relaciones de Vox con el Partido Popular a nivel nacional, la presidenta del Govern, Marga Prohens, confía en que no afecte al pacto firmado en Balears. «Somos dos partidos diferentes y evidentemente hay puntos de desacuerdo. Yo nunca exigiré a Vox que asuma los postulados del Partido Popular ni el PP asumirá los postulados de Vox. Tenemos dos maneras de entender la política pero somos capaces de llegar a puntos de acuerdo y confío en que esta relación continúe igual», defendió la presidenta Prohens.