Turismo vuelve a atraer a los universitarios en Mallorca después de la pandemia

Quedan casi cubiertas las plazas de nuevo ingreso en el grado y se llena la doble titulación

La facultad de la UIB pierde alumnos en general, en una tendencia menos acusada que en otros centros universitarios a nivel nacional

La Facultad de Turismo empezó el curso premiando a los mejores estudiantes del año pasado.

La Facultad de Turismo empezó el curso premiando a los mejores estudiantes del año pasado. / A. Costa / UIB

Myriam B. Moneo

Myriam B. Moneo

La Facultad de Turismo de la Universitat de les Illes Balears (UIB) vuelve a recuperar atractivo entre los jóvenes estudiantes, después de la incertidumbre que coleó por la pandemia y la paralización del sector. A la vista de los nuevos matriculados en el grado en este curso académico se revierte ligeramente la caída observada en el pasado, el de 2022-2023, cuando por primera vez en los últimos años no se cubrieron todas las plazas. La doble titulación en Administración de Empresas y Turismo se consolida, se ha cubierto el cupo ofertado, y va ganando terreno al grado. Sin embargo, están descendiendo los alumnos, una tendencia a nivel nacional, menos acusada en Balears, pero de relevancia dado que es formación específica para trabajar en el motor económico de las islas.

La facultad ha pasado de contar con 870 estudiantes en el curso 2019-2020 a 762 en el actual, según datos de la UIB. Ha perdido más de un centenar de futuros profesionales del turismo —supone una caída del 12 %— que decidieron no continuar con su formación.

Este año el grado de Turismo ofertaba 140 plazas de nuevo ingreso; se han matriculado 137 alumnos, de acuerdo con la información facilitada por la UIB correspondiente al año académico en curso. Supone un paso adelante, en comparación con el panorama del curso 2022-2023, entonces solo se cubrieron 132 vacantes. Fue la primera vez en la que no se llenaron las plazas, cuando en el año académico 2021-2022 empezaron la carrera 170 estudiantes, el número más alto en los últimos cinco cursos.

El interés por cursar la combinación de Administración de Empresas y Turismo se consolida año con año

La UIB también imparte Turismo en Menorca, en la sede de Alaior, donde apenas se han cubierto cinco de las 30 plazas de nuevo ingreso. Cursan la carrera 17 alumnos.

En el campus de Palma en total hay este curso 488 matriculados en el grado, 505 sumando los de Menorca.

Por contra, el doble grado en Administración y Dirección de Empresas y Turismo va ganando demanda. Este año académico se ofrecieron 50 plazas y todas han quedado cubiertas. Están matriculados 257 estudiantes y desde el curso 2019-2020 —cuando contaba con 200 alumnos— no han dejado de aumentar, sin que se perciba, a vista de los números, que haya abandono por parte de los jóvenes que se decantan por seguir esa combinación entre gestión de empresas y el sector turístico que les prepara para la toma de decisiones en las empresas del sector.

«Hasta final de octubre ha estado abierta la matrícula. Ya la hemos cerrado, llevamos un mes y medio de clases», explica Lola Tirado, decana de la facultad. «Ha habido un cambio de tendencia. Se han vuelto a llenar las plazas en la facultad, hemos cubierto el 95 %».

Lleno en los posgrados

Tirado apuntaba a hace un año a la factura que pasó la crisis del covid-19 a la industria turística, que llevó a que los trabajadores del sector se pasaran a otros que brindaran mayor seguridad y calidad de vida. Pero cree que la bajada de matriculados en primero del curso pasado fue un «un caso puntual», en una facultad que se cuela entre las 100 primeras del ranking de Shangái 2023, en la franja de entre las 51 y 75 mejores en Gestión de hostelería y turismo (es la mejor evaluada de la UIB).

«También se ha llenado los cursos de posgrado que teníamos en marcha», apostilla Tolo Deyà, vicedecano de Turismo. «Esto no se observa en toda España». Esta tendencia hacia la especialización «demuestra la fortaleza de Balears como lugar con muchas oportunidades», considera el economista.

«La gente está empezando a ver que turismo no son solo camareros y recepcionistas», observa Deyà. «Los propios estudiantes se sorprenden cuando traes a empresas que trabajan, por ejemplo, con inteligencia artificial en promoción de producto hotelero».

RENOVACIÓN DEL PLAN DE ESTUDIOS: Camina lento porque «no es tan fácil

La Conferencia Española de Decanas y Decanos de Turismo, formada por 42 universidades, entre ellas la facultad de la UIB, pretende acercar la rama de estudios a la realidad de la industria, en parte también para paliar la pérdida de estudiantes. El sector es «tan amplio que no podemos dar una formación muy concreta», dice Lola Tirado. La industria demanda continuamente más avances en la formación de los profesionales del turismo. Las facultades quieren ponerse al día. Pero la agilidad que reclama el sector, «no es tan fácil». «Acordamos un marco común para todos los grados de Turismo y ahora nos estamos adaptando», continúa Tirado. «Viendo ese marco te das cuenta de lo avanzados que estamos en la UIB, ya tenemos Medio ambiente, Habilidades directivas, Sostenibilidad... Tendremos que poner alguna nueva asignatura, pero serán pocas». La decana critica la «excesiva y lenta burocracia» en materia universitaria. «Para cambiar una asignatura hay que pasar por Madrid». Al curso 2024-2025 no llegaremos».

Mientras tanto, se confía en una apuesta de la UE, los microcredenciales, cursos de corta duración para estudiantes y profesionales. El objetivo, formación continua para toda la vida laboral.