Crecen las denuncias por pasajeros conflictivos en el aeropuerto de Palma

Hasta julio Son Sant Joan ya acumula 130 sanciones, según cifras todavía provisionales, es la tercera terminal con más incidentes a nivel nacional

Alemanes y británicos empatan como los viajeros más alborotadores en los vuelos 

Un turista tirado en el suelo de la terminal del aeropuerto de Palma.

Un turista tirado en el suelo de la terminal del aeropuerto de Palma. / DM

Myriam B. Moneo

Myriam B. Moneo

Con el regreso del turismo masivo han vuelto también los excesos en el cielo. A lo largo de los últimos años se ha detectado un incremento significativo de las denuncias interpuestas contra pasajeros por incidentes durante los vuelos comerciales. «Especialmente en 2022», advierte la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa). Solo de enero a julio ya se han registrado 880 denuncias a nivel estatal por pasajeros conflictivos. En el aeropuerto de Palma ya se contabilizan 130; son 17 menos que las que hubo en todo 2022, cuando se cerró el año con 147. Son Sant Joan a mitad del verano ocupa el tercer puesto entre los aeródromos con mayor número de incidentes. 

En los tres aeropuertos del archipiélago las denuncias ascienden a 154 en los siete primeros meses del año. 2022 finalizó con 178 sanciones en total. 

No obstante, estas cifras son provisionales, advierten desde el organismo dependiente del ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, y puede ser que se incremente porque todavía la Guardia Civil puede enviar más denuncias correspondientes a julio. Después habrá que sumar las de agosto; es en temporada alta cuando se disparan los disturbios en los aviones. 

El crecimiento en las denuncias a pasajeros conflictivos, ebrios en la mayoría de los casos, en los primeros meses de este 2023 se debe en parte a varios incidentes en los que se han visto implicados grupos de viajeros que iban en el mismo vuelo, explican desde la Aesa.

Hasta la fecha, veinticinco pasajeros han sido desembarcados en el archipiélago

Estos incidentes suponen «no solo retrasos» sino «interrupciones operativas, costes significativos para las aerolíneas y una serie amenaza contra la seguridad de las operaciones aéreas», se advierte.

Con las 130 denuncias registradas hasta julio Son Sant Joan se sitúa en el tercer puesto de las terminales con mayor conflictividad en los aviones. El año pasado se cerró con el aeropuerto mallorquín en el primer puesto por denuncias. Este 2023 lidera esta clasificación el de Alicante-Elche Miguel Hernández, con 153 denuncias, y en segundo lugar, el Josep Tarradellas. El Prat de Barcelona (139). Tras el de Palma, se sitúa el de Tenerife, en el cuarto puesto, con 128 denuncias, y en quinto lugar, el Adolfo Suárez Madrid-Barajas, con 92. 

Mismo patrón

El patrón es el mismo cada año, los aeropuertos del Mediterráneo, que atraen turismo internacional de forma masiva, son los que encabezan las estadísticas, además de los del archipiélago canario, por la misma razón.

También el aeropuerto de Ibiza ocupa un lugar destacado por los incidentes. Hasta julio acumula 23 denuncias, ocupando el noveno puesto en el ranking estatal. 2022 se cerró con 28, en el séptimo puesto. 

En el de Menorca se ha registrado una denuncia, frente a las 3 del año pasado. Se sitúa en el puesto 23 en el conjunto nacional.

Por nacionalidades, en los aeropuertos de Balears se han cursado 50 denuncias a alemanes y otras tantas a británicos. Les siguen los españoles, con 22.  

Por tipología se han puesto 105 sanciones a pasajeros alborotadores, 23 a fumadores y 25 a viajeros que fueron desembarcados antes del vuelo.