TURISMO

La falta de trabajadores se ceba con los restaurantes del aeropuerto de Palma

No encuentran ayudantes de cocineros y camareros y las carencias del transporte público dificultan la organización de los turnos de trabajo

«Hay mucha oferta y se pueden permitir elegir», explican desde los establecimientos de Son Sant Joan

Es Rebost deja Son Sant Joan, el local pasará a ser gestionado por la multinacional Áreas.

Es Rebost deja Son Sant Joan, el local pasará a ser gestionado por la multinacional Áreas. / DM

Myriam B. Moneo

Myriam B. Moneo

La historia se repite en el sector turístico, en Mallorca y en el aeropuerto. Arranca otra temporada alta en la que hay que lidiar con la falta de trabajadores y la dificultad de completar las plantillas se ceba con los restaurantes del aeropuerto. ¿La causa? «Hay tanto donde elegir que todos se van a los hoteles».

El exceso de oferta dificulta cubrir perfiles como los de ayudantes de cocina y de camarero. 

Grandes empleadores del aeropuerto transmiten su desesperación por la falta de responsabilidad de las nuevas personas contratadas. Desde una empresa se pone de ejemplo que en apenas quince días contrató a 67 trabajadores y ya se han ido 26. Otros «cuatro no vieron a trabajar después de darles de alta en la Seguridad Social» «Todos se van a a los hoteles», se lamenta, a pesar de que las condiciones en el aeropuerto igualmente se rigen por el convenio de hostelería.

«Hay mucha oferta y se pueden permitir elegir», explican fuentes de los concesionarios de restaurantes del aeropuerto. Esta misma situación se vivió el año pasado en Son Sant Joan y entre los hoteles de la isla, que también veían como de un día para otro sus trabajadores se marchaban a otros establecimientos donde les ofrecían mejores condiciones. 

En el aeropuerto, el verano pasado, iniciado julio, hubo restaurantes que llegaron a reducir los horarios de apertura, como en los hoteles.

«En quince días he contratado a 67 personas y se han ido 26», se queja uno de los principales empleadores"

Están teniendo que hacer frente a la explosión del tráfico de pasajeros en Son Sant Joan con plantillas incompletas, cuando el volumen de pasajeros «va como un tiro» Los viajeros «están gastando más que en 2019, piden jamón ibérico y la cerveza más grande».

Al drama para completar las plantillas se suma las carencias del transporte público hacia el aeropuerto. «El primer autobús desde Palma sale a las 4:30 horas y llega a las 4:50», cuando la apertura de los negocios es las cuatro de la mañana. «No se llega a tiempo a los turnos de trabajo». 

Las gestiones ante la Empresa Municipal de Transportes y Aena han sido infructuosas, alegando que había que esperar a que pasasen las elecciones. Hay trabajadores que han optado por ir en patinete y está viendo muchos accidentes, «van medio dormidos o no les ven». 

Por otro lado, la franquicia de es Rebost dice adiós en el aeropuerto. 

El restaurante conocido por su apuesta por los productos mallorquines estaba en manos de Select Service Partner (SSP), pero el local que ocupa ha pasado a Areas, la multinacional de la restauración en aeropuertos.