Análisis

El PSOE balear, a la cola de España

Los socialistas obtuvieron el peor resultado entre las comunidades que cambiaron de gobierno regional el 28M - El PP de Prohens se sitúa en la zona templada de las doce autonomías a concurso, a notable distancia de Madrid, La Rioja o Murcia

Los partidos políticos de Baleares se preparan para los resultados

Los partidos políticos de Baleares se preparan para los resultados

Matías Vallés

Matías Vallés

El PP obtuvo el pasado domingo idéntico porcentaje en las tres comunidades de la Corona de Aragón que salieron a concurso, y que también comparten el dato de haber cambiado de gobierno autonómico. La lista de Marga Prohens firmó un 36 por ciento en Balears, la misma cuota que Carlos Mazón en la Comunidad Valenciana y que Jorge Azcón en Aragón.

La sintonía a la derecha en las tres comunidades del ámbito compartido no se reproduce en los porcentajes socialistas. Javier Lambán dejará la presidencia de Aragón pese al treinta por ciento de los sufragios, y Ximo Puig se apea con 29. En Balears, la lista de Francina Armengol se detiene en un modesto 26 por ciento, que destaca por su exigüidad incluso en la escuálida cosecha nacional obtenida por el PSOE en el 28M.

Los socialistas de Balears se sitúan a la cola de España, en cuanto a los porcentajes obtenidos por el PSOE en las doce comunidades en disputa. Obtienen de facto el peor resultado, porque la contraposición de su 26 por ciento al 19 en Madrid debe contemplar la pujanza de Más por Madrid (18). Lo mismo ocurre en el fragmentado mapa electoral de Navarra (21) o en Cantabria (21), donde el socialismo compartía alianza con el Partido Regionalista de Miguel Ángel Revilla.

El escueto 26 por ciento coloca a los socialistas de Balears por debajo de las comunidades gobernadas por el PSOE que cambiarán obligatoriamente de color. Por supuesto, también se mantienen a distancia de ganadores como Adrián Barbón en Asturias (37) o Emiliano García-Page en Castilla-La Mancha (34).

En la convalescencia tras el mazazo electoral, el PSOE balear se refugia en el crecimiento de su número de votos. Este criterio olvida que se pueden marcar dos goles y perder el partido. En el lenguaje porcentual, el PSOE extremeño también pierde el poder, pese a un cuarenta por ciento de los sufragios que supera en catorce puntos al resultado de Armengol. En el duelo entre archipiélagos, Canarias (27) ofrece una cosecha ligeramente superior a la fuerza dominante de izquierdas en el Mediterráneo.

Los socialistas mallorquines suelen escudarse en la competencia directa con Més, para explicar el descenso en sus porcentajes. Este argumento también quedó liquidado el domingo. El PSOE valenciano supera en un diez por ciento la cuota de sus correligionarios baleares pese a que comparten espacio con Compromís, más poderoso que los ecosoberanistas de Lluís Apesteguia.

PP y PSOE en las autonómicas de 2023, resultados por regiones

PP y PSOE en las autonómicas de 2023, resultados por regiones / Fuente: Ministerio del Interior / DM

Los desastrosos datos del PSOE de Armengol han facilitado la mayoría relativa de Marga Prohens. Su 36 por ciento la coloca en la zona templada de la calificación del PP en las doce comunidades llamadas el domingo a las urnas. Solo tres regiones se sitúan por debajo. Canarias (19) viene marcada por la convivencia con Coalición Canaria, en tanto que Asturias (33) y Castilla-La Mancha (34) concentran la resistencia socialista.

En contra de lo que viene defendiendo la izquierda desde el domingo, Prohens goza de una posición privilegiada gracias a las muy deficientes prestaciones de la lista socialista. De ahí que las cuatro únicas regiones en que el PP suma más diputados que la izquierda al completo sean Madrid (47), Murcia (42), La Rioja (46) y Balears (36). La debilidad de la izquierda propulsa a los populares del archipiélago, a notable distancia de los madrileños, murcianos y riojanos. Los conservadores de Castilla-La Mancha (34) se quedan fuera del Gobierno con un margen similar al obtenido para sellar el Consolat.

El 26 por ciento de la lista autonómica de Armengol se sitúa también por debajo del 28 obtenido globalmente por los socialistas en las municipales del 28M. El PSOE no solo ha funcionado por debajo de sus expectativas, en cualquier escala se mantiene por detrás del funcionamiento estatal de sus siglas. Este comportamiento singulariza a Balears como una región sometida a oscilaciones drásticas, que retira con urgencia el apoyo provisional que dispensa a la izquierda.

La fijación del PSOE con el aumento de tres mil votos respecto a 2019 no solo peca de abstraerse de los niveles de participación. Olvida sobre todo que la medición mejor ajustada en porcentajes deja a los socialistas más de un punto por detrás de sus últimos resultados. El estrépito de la caída contribuye a disimular la falta de fuelles de sus socios, pero los radicales de izquierdas no son los únicos perdedores del 28 M.

El partido de Pablo Iglesias obtuvo ochenta mil votos de Balears en 2019, reducidos a veinte mil el pasado domingo. Mientras el PP absorbía con creces el derrame de Ciudadanos, la lista de Armengol no logró atrapar a los exiliados de la formación emergente, sin beneficiarse de la práctica desaparición de su vecino.

En la inevitable traslación de las autonómicas a las generales de julio, en ningún caso puede decirse que Sánchez goce en Mallorca de una imagen pública más favorable que Armengol, por lo que las previsiones no son optimistas para el PSOE.