El conseller de Medio Ambiente del Govern, Miquel Mir, abandona la política activa

Ha comunicado a los dirigentes de su partido, Més per Mallorca, su decisión personal de volver a la docencia como profesor de la UIB y la investigación

Miquel Mir, conseller de Medio Ambiente del Govern.

Miquel Mir, conseller de Medio Ambiente del Govern. / Manu Mielniezuk

El conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, dejará la primera línea de la política tras las elecciones del 28 de mayo. El titular de Medio Ambiente ya ha comunicado a los dirigentes de su partido, Més per Mallorca, que no quiere seguir en el Govern en el caso de que se reedite un nuevo pacto de izquierdas en el Ejecutivo. Así lo confirmó el propio conseller a preguntas de esta periódico.

Miquel Mir ha comunicado que su decisión personal es volver a la docencia como profesor de Geografía de la UIB y la investigación en ciencias de la tierra. Es doctor con Mención Europea en Geografía desde 2014. Además, ha trabajado en la UIB como investigador en el Departament de Ciencias de la Tierra, dentro del área de conocimiento de Geografía Física, especialidad Geomorfología Litoral.

Mir llegó al Govern en 2016 para asumir la Dirección General de Espacios Naturales con el conseller y ahora senador Vicenç Vidal. Tras las elecciones de 2019 y las desavenencias internas entre las facciones de Més, Vidal fue nombrado senador autonómico fruto de la negociación del Pacto con PSOE y Podemos. Aquí le llegó la oportunidad a Mir de asumir la conselleria de Medio Ambiente y Territorio.

El conseller podría haber optado a las primarias del partido de 2021 y, según fuentes de Més, fue tanteado para ello. No obstante él ya sopesaba volver a la docencia.

Cabrera y freno al urbanismo

Su logro más destacado en estos cuatro años son la ampliación del Parque Nacional de Cabrera, donde se incorporaron 80.779 nuevas hectáreas marinas, convirtiéndose en el mayor parque marino del Mediterráneo occidental.

La consolidación del parque Natural de Es Trenc, la Ley de Residuos y asumir las competencias de Costas serán otras de las iniciativas que se asociarán a Mir. No obstante, la normativa territorial poniendo freno al crecimiento urbanístico llevan su sello más personal. En primer lugar el decreto 9/2020 de medidas para la protección del territorio, que entre otras cosas habilitaba a los consells insular para la desclasificación de suelo sin desarrollar.

De igual modo, el decreto 10/2022 aprobado en diciembre del pasado año, de medidas urgentes en materia de urbanismo son normas que por primera vez ponen límites al crecimiento expansivo. El decreto impulsado por el departamento de Mir impide a los ayuntamientos aprobar nuevas urbanizaciones si cuentan con un 15% de suelo urbano sin construir. En su debe están los retrasos en informar proyectos, tanto en lo que afecta a Recursos Hídricos como en la Comisión de Medio Ambiente, y no haber aplicado restricciones en suelo rústico.