Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lluís Morey y su equipo descubren una diana terapéutica contra el cáncer de mama metastásico

La revista ‘Nature Structural & Molecular Biology’ ha publicado el hallazgo del laboratorio que dirige este mallorquín afincado en Miami, que señala un futuro posible tratamiento

Lluís Morey, en el laboratorio que dirige en Miami L.M.

El equipo que dirige el científico mallorquín Lluis Morey en Miami ha descubierto una diana terapéutica contra el cáncer de mama metastásico, abriendo la posibilidad a futuros nuevos tratamientos. 

La prestigiosa revista Nature Structural & Molecular Biology ha publicado el artículo científico sobre el descubrimiento del laboratorio que dirige Morey en el Sylvester Comprehensive Cancer Center, ligado a la University of Miami Miller School of Medicine en la que el mallorquín es profesor asistente de Human Genetics. 

 «A partir de investigación básica hemos descubierto un mecanismo molecular que podría derivaren una terapia nueva en pacientes que hoy no tienen alternativa», resume Morey. 

«A partir de investigación básica hemos descubierto un mecanismo molecular que podría derivaren una terapia nueva en pacientes que hoy no tienen alternativa»

decoration

El cáncer de mama es muy heterogéneo y tiene diversos subtipos. El más prevalente es el de receptor de estrógeno positivo (ER+). «El 80% de mujeres con cáncer de mama tiene este subtipo, que no es el más agresivo», explica Morey, «y hay terapias que funcionan muy bien». Se practica una cirugía y después hay mujeres que hacen quimioterapia o radioterapia o que reciben tratamiento hormonal. Este tratamiento busca eliminar el receptor de estrógeno o anular su función. 

Medicamentos como el tamoxifen o el fulvestran, inhibidores de la aromatasa, «funcionan bien», pero a los cinco, seis o siete años, un 40% de las mujeres que han recibido este tratamiento hormonal empiezan a presentar resistencia y ya no les hace efecto y desarrollan metástasis, con lo que los tumores se pueden extender al cerebro, el pulmón, el hígado o los huesos. 

El estudio presentado por Morey y su equipo se focaliza en esa resistencia a la terapia hormonal, que se produce porque estas mujeres ya no expresan el receptor de estrógeno, con lo que los medicamentos hormonales ya no funcionan. 

Esto hace veinte o treinta años que se sabe, señala el mallorquín, pero hasta ahora no se había desarrollado un modelo para seguir la evolución de tumores receptores de estrógeno. Su equipo ahora ha descubierto un modelo nuevo y ha encontrado un grupo de proteínas (denominadas CoREST) que si eliminan de manera genética (modificando el genoma del cáncer) o inactivan usando una droga determinada, han comprobado en ratones que los tumores y la metástasis «se reducen de forma significativa» y su vida «se alarga»

Hallazgo de un posible biomarcador

Un punto del artículo que Morey destaca es el posible hallazgo por parte de su equipo de un biomarcador nuevo: un indicador que puede dar la alerta a los médicos de que algo no va bien. Comprobaron que CoREST provoca que se exprese una serie de genes en los tumores resistentes que están relacionados con metástasis, estudiaron esos genes y vieron que su expresión disminuía al tratarlo con esta droga, diseñada por un investigador de Harvard pero cuyo uso aún no está autorizado en humanos en EEUU. 

«Si una mujer desarrolla una resistencia al tratamiento, el médico con una biopsia podría mirar si se expresan estos genes que hemos descubierto que están muy elevados en los tumores resistentes, pero que disminuyen si se trata con esta drogas con este complejo», explica el científico. Así, se podría saber que estas mujeres podrían ser susceptibles de ser tratadas con esta droga. 

El investigador habla con cautela y recuerda que los experimentos están hecho con ratones y muestras de tumores de mujeres antes y después de recibir esta droga, cuyo uso no está aprobado en EEUU y por tanto aún no se pueden hacer ensayos clínicos con el. Pero el descubrimiento es importante: han hallado una diana, un camino a seguir que con el tiempo podrá dar una salida a mujeres que hoy no tienen ninguna opción terapéutica

Compartir el artículo

stats