Josep Ginard: «La pólvora ya está inventada: mejorar las condiciones laborales»

CCOO recuerda que el transporte de mercancías tiene los sueldos congelados desde 2010

Las empresas de autocares turísticos y de mercancías advierten del riesgo de no poder atender la demanda en abril, junio y septiembre.

Las empresas de autocares turísticos y de mercancías advierten del riesgo de no poder atender la demanda en abril, junio y septiembre. / B.RAMON

Fernando Guijarro

Fernando Guijarro

«La pólvora ya está inventada. Si las empresas de transportes necesitan más conductores, que mejoren las condiciones laborales en el sector», pone de relieve el secretario general de CCOO-Servicios en las islas Josep Ginard, que aporta un dato adicional que considera fundamental: el convenio colectivo en el transporte de mercancías está caducado desde 2010 y no ha habido forma de negociar uno nuevo con la patronal, pese a lo que eso supone en materia de congelación salarial.

Ginard reconoce que el sector balear del transporte está sufriendo un serio problema de escasez de conductores, tal y como señalan también sus patronales, que achaca tanto a unas plantillas envejecidas por la falta de incorporación de los jóvenes como a la marcha de muchos de estos trabajadores hacia otras actividades más estables durante la pandemia, una situación generalizada en muchas de las empresas vinculadas con un turismo que prácticamente no existió durante 2020.

Pero el representante de CCOO reprocha que además se esté haciendo muy poco para que las condiciones laborales sean más atractivas y favorezcan la entrada de nuevos chóferes.

Sin convenios

Josep Ginard pone dos ejemplos. El primero es que el transporte de mercancías tiene el convenio caducado desde 2010, con la correspondiente congelación salarial, y reclama a la patronal que acepte negociar uno nuevo con mejoras para sus plantillas que no solo pasan por elevar las retribuciones, según apunta.

En segundo lugar, recuerda que el sector del taxi también se ha quejado de que en las islas serían necesarios unos 300 conductores más, y denuncia que el personal contratado en esta actividad no disfruta de un convenio colectivo porque su patronal se ha negado siempre a negociarlo.

En este contexto, el representante de CCOO subraya que no se puede pretender que un joven haga una importante inversión para obtener un carné para conducir grandes vehículos, para verse abocado luego a una profesión demasiado sacrificada y mal pagada, de ahí la necesidad de buscar incentivos que la hagan atractiva.

Además, el representante sindical defiende que las empresas deberían invertir en la cualificación de sus plantillas y ayudar a cubrir el coste de ese carné, y lamenta que éstas «están apostando más por lo económico que por la calidad».

Suscríbete para seguir leyendo