Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CAEB dará apoyo al taxi para compensar el error de Planas

La patronal balear acepta crear un frente común en las reivindicaciones ante la Administración

La escasez de taxis frente al aumento de la demanda está generando tensiones en el sector. BERNARDO ARZAYUS

«Frente común empresarial» es el término utilizado por la patronal CAEB, su federación de transportistas y la asociación de taxistas perteneciente a esta última para definir la alianza pactada ayer con el fin de reivindicar juntos ante las Administraciones soluciones a la crisis de falta de vehículos que vive este último colectivo durante la actual temporada turística. De este modo, se pretenden limar las tensiones que se habían generado entre las partes después de que la presidenta de la citada confederación, Carmen Planas, expresara su apoyo a la instalación de Uber y Cabify en el archipiélago, algo a lo que el colectivo del taxi se opone tajantemente.

Un dato significativo es que este encuentro se había anunciado oficialmente para el próximo día 16, pero finalmente tuvo lugar ayer sin aviso previo, más allá de comunicar su resultado una vez acabado. Oficialmente se justificó este adelanto por problemas de agenda de alguno de los asistentes, aunque otros hablan de un posible intento por evitar el interés mediático que había generado, de forma que no hubiera imágenes ni preguntas que pudieran resultar incomodas para Carmen Planas.

En esta reunión participaron, además de la presidenta de CAEB, los máximos responsables de la federación de transportistas y de la agrupación de taxistas, Rafael Roig y Antoni Bauzá respectivamente.

El resultado fue un listado de intenciones. CAEB va a acompañar y apoyar a los taxistas en sus reivindicaciones ante el ayuntamiento de Palma para aumentar el número de exámenes anuales para ser conductor; poner fin a los turnos de taxistas en temporada baja alegando que los refuerzos que se contratan para ponerse al volante abandonan el sector; acabar también con la prohibición para que cada vehículo tenga nueve días al mes en el que no puede ir a trabajar al aeropuerto o al puerto con el fin de que atienda la ciudad, alegando que ha sido un fracaso; y homologar más modelos de automóviles para que puedan ser taxis. Al Consell de Mallorca se le reclamarán medidas en los accesos a Palma para limitar los atascos que ahora provocan demoras en los servicios. En el caso del Govern, que se creen licencias temporales para atender la demanda estival en algunos municipios, aunque en este punto se deja fuera a Palma.

Para todo ello, se indicó que está previsto pedir reuniones con el concejal palmesano de Movilidad, Francesc Dalmau; al igual que con representantes de la federación balear de entidades locales (FELIB) y de los ayuntamientos con mayor peso turístico.

Como origen de las tensiones entre ambas partes, Antoni Bauzá hizo hincapié en que ha dejado claro ante Planas y Roig que el sector del taxi rechaza absolutamente la implantación de Uber y Cabify en las islas. Ese mismo rechazo ha sido expuesto durante los últimos días por las asociaciones sectoriales de PIMEM y de la part forana.

Compartir el artículo

stats