Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

De San Telmo al Consolat: Baleares es más Andalucía que Madrid

La incontestable mayoría absoluta del PP andaluz revoluciona el tablero político en las Islas y genera una euforia contenida en el equipo de Prohens, que habla de «moderación y centralidad»

El presidente de Andalucía, Juanma Moreno, junto a la presidenta balear, Francina Armengol. Europa Press

Pese a la distancia con ambas, Balears es más Andalucía que Madrid. El rotundo éxito de Juanma Moreno Bonilla envía un mensaje a los barones del PP: moderación y alternativa. Los populares ganan 831.634 votos, revierten la hegemonía socialista en el sur y se asientan en el Palacio de San Telmo, el Consolat andaluz. La líder del partido en Balears, Marga Prohens, reproduce el discurso: moderación, centralidad, gestión y bajada de impuestos. Moreno Bonilla adelanta a Isabel Díaz Ayuso como referente balear y apuntan al votante moderado, «haya votado lo que haya votado». El PP llama a los socialistas descontentos. «Se nos pide equilibrio, la gente está cansada de confrontación», afirmó Prohens.

Las críticas al férreo centralismo de Madrid adquieren importancia con esta victoria. Moreno y su grupo de confianza hablaban de plurinacionalidad española antes de ser embestidos mediáticamente, y decidieron dejarlo para la intimidad. Su número dos, Elías Bendodo, tuvo un momento de confesión antes de ser rectificado por su líder supremo Alberto Núñez Feijóo: «España es un Estado plurinacional». El artículo 2 de la Constitución inclinó la balanza. Balears, más periferia que centro. 

La presidenta del Govern, Francina Armengol, lleva meses tratando de poner en valor las decisiones de su Ejecutivo, con el aval de estar gobernando las Islas desde 2015, aunque existe una sensación agridulce porque está fallando la comunicación con los ciudadanos. Llegan los recursos, hay pleno empleo, pero continua el «ruido». En el PSOE se alejan del resultado andaluz porque «aquí estamos consolidados», aunque la preocupación en el Pacto es fehaciente vistos los resultados electorales. Portugal dio la clave en enero: los ciudadanos piden estabilidad ante la incertidumbre.

Además, el PP ha conseguido dejar en la irrelevancia a Vox, quien llevaba el discurso contra las autonomías por bandera. Una clave: en los mítines de Moreno había banderas de España, pero predominaban las de Andalucía. Y un aviso claro: la estrategia de ‘viene el lobo’ ha acabado beneficiando a la derecha. 

Un factor relevante es la afinidad entre Adelante Andalucía, el partido de Teresa Rodríguez, y Més per Mallorca, que en las últimas semanas han estrechado lazos. La relación de los senadores de ambas formaciones Pilar González y Vicenç Vidal es muy buena. Ambos se tratan de «referente de la izquierda soberanista». Más autonomía y menos centralismo.

Cs no cree que sea un resultado justo, aunque la realidad pesa como una losa: recibió su castigo más severo hasta la fecha al quedarse sin representación en el Parlamento después de conseguir 21 diputados en 2018, una vicepresidencia y cinco consejerías. De 661.371 a 120.870 votos. En Balears pueden desaparecer sin llegar a tocar el poder.

En Podemos también reconocen que el PP ha sabido «transmitir un discurso moderado de gran calado», contrario al de Ayuso, y lamentan la división de la izquierda. Hay que recordar que los morados siguen sin aclarar quién será el candidato en Balears.

Compartir el artículo

stats