Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los niños de 0 a 6 años serán educados para una sexualidad sana a partir del próximo curso

El ciclo de Educación Infantil ya dispone del manual ‘Amb tots els Sentits’ elaborado por expertas de Salud Pública para que los menores comiencen a conocerse, aceptarse y aprendan a relacionarse

El equipo. De izquierda a derecha, Margalida Ordinas, Antònia Tomàs y Rosa Aranguren, coordinadora de Sida y Sexualidad que sostiene la guía en sus manos.

Las expertas de Salud Pública que han elaborado un manual para que el profesorado de Educación Infantil (de 0 a 6 años) pueda comenzar a educar a sus menudos alumnos a partir del próximo curso 2022/23 para que en el futuro disfruten de una sexualidad sana, ya anticipan las críticas que esta iniciativa suscitará por parte de los partidos situados a la derecha más extrema de esta comunidad autónoma.

«¿Qué les van a enseñar de sexo a esas edades?, ¿las posturas del kamasutra?», anticipa Rosa Aranguren, coordinadora autonómica de Sida y Sexualidad, las críticas que ya descuentan que recibirán por parte del alguna formación política.

Y nada más lejos de esta iniciativa que persigue que los niños/as, desde esa edad temprana en la que son como esponjas, aprendan a conocerse y aceptarse tal y cómo son, trabajar ya con ellos para que tengan una autoestima positiva y para que aprendan a relacionarse con el objetivo de que en el futuro gocen de una sexualidad sana, empieza Aranguren, bajo la atenta mirada de la enfermera y sexóloga Antònia Tomàs que, junto a Margalida Ordinas, conforman el equipo encargado de elaborar los manuales educativos para conseguir que todo el alumnado de las Islas concluyan los ciclos de educación obligatoria habiendo adquirido estas habilidades.

«No vienen de Marte»

En un país que vive escandalizado porque la edad de acceso de los menores a la pornografía que pulula por internet se produce a los ocho años o en el que se abren encendidos debates que intentan buscar explicaciones al por qué de la proliferación de violaciones grupales protagonizadas por menores de 16 años, hay que actuar ya porque, como subraya con carácter Aranguren, «los jóvenes que actúan así no vienen de Marte, son un producto de nuestra sociedad».

Una sociedad dominada por las redes sociales en la que estas son asimismo la principal fuente de información sobre sexualidad a la que tienen hoy acceso nuestros hijos.

Este programa de educación afectiva y sexual se comenzó a impartir, con otros contenidos más profundos lógicamente, en Educación Secundaria desde el curso 2017/2018, hace ahora cinco años. «A pesar de que fue cómo comenzar una casa por el tejado porque lo más lógico hubiera sido comenzar con Infantil, lo hicimos así porque a esas edades (12/16 años) ya se empiezan a tener relaciones sexuales de riesgo con embarazados no deseados y enfermedades de transmisión sexual», argumenta la coordinadora autonómica.

Ahora ya está listo y repartido por los diferentes centros el manual para educar en esta materia fundamental de la vida a los más pequeños. Y a finales de este año ya habrán concluido el manual para una educación afectiva y sexual sana dirigido a la Educación Primaria, todos los menores con edades comprendidas entre los 6 y los 12 años.

Primaria en el curso 2023/24

«Estarán disponibles para servir de guía al profesorado en el curso 2023/2024», anticipa Aranguren, que explica que impartir esta asignatura es algo para lo que no hay marcha atrás ya que está contemplado en la Ley de Salud Sexual y Reproductiva estatal.

Las redactoras de estos manuales quieren resaltar la estrecha colaboración con la que trabajan para implantar y normalizar esta asignatura junto a la conselleria de Educación, en concreto con el Institut per a la Convivència i l’Èxit Escolar (Convivexit).

Un asunto fundamental es la obligatoriedad o no de impartir esta asignatura, habida cuenta que habrá colegios muy refractarios a hacerlo. Y sus impulsoras explican que para que se impartiera el primer manual en ESO la conselleria de Educación tuvo que dictar una instrucción en la que se declaraba la materia obligatoria en los centros públicos y a aquellos concertados que igualmente son financiados con dinero público. En cierta manera quedó como una asignatura obligatoria en la escuela pública y voluntaria en la privada.

Huyendo de polémicas en algo que no debe tenerlas, tanto Aranguren como Antònia Tomàs se ajustan a una realidad incuestionable: el próximo curso académico todos los centros escolares financiados públicamente dispondrán de los manuales para educar a los niños de 0 a 6 años para que gocen de una sexualidad sana. «De igual manera se repartirán por los centros privados que se muestren interesados», zanjan la cuestión.

Y es que, como subraya la enfermera y sexóloga Antònia Tomàs para concluir, lo realmente preocupante no son los escandalosos contenidos de los vídeos que circulan por las redes sin ningún impedimento para que los menores accedan a ellos, sino la multitud de clicks que generan.

Compartir el artículo

stats