Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Inspección de Trabajo irá este verano a la caza de las ‘horas en negro’

Los 30 funcionarios que este verano llegarán de la península harán hincapié en el fraude en la contratación y en los excesos de jornada sin cotizar a la Seguridad Social

Los controles especiales se desarrollarán durante los dos meses punta de la temporada turística. MANU MIELNIEZUK

Este verano los 30 inspectores de Trabajo que van a llegar a Balears desde la península van a ir a «la caza de las horas en negro», es decir, de las prolongaciones de jornada que se pagan sin la correspondiente cotización a la Seguridad Social, según se destaca desde las organizaciones sindicales. Aunque se va a mantener la vigilancia sobre los contratos temporales en fraude de ley, la caída que éstos han registrado en las islas hace que se vaya a hacer especial hincapié en las horas que muchos trabajadores se ven obligados a hacer de más vulnerando la legalidad.

La planificación que este año va a tener la campaña extraordinaria de controles laborales, gracias a la llegada de 30 funcionarios procedentes de otras autonomías durante los meses de julio y agosto, fue abordada el mes pasado en una reunión en la que participaron la directora general de Trabajo del Govern, Virginia Abraham; el director territorial de la Inspección de Trabajo, José Carlos Alvarez; y los secretarios generales de UGT y de CC OO en Balears, Lorenzo Navarro y José Luis García respectivamente, entre otros.

Desde ambas organizaciones se coincide en que si hasta ahora en esas campañas de verano se hacía especial hincapié en la contratación temporal en fraude, la nueva reforma laboral ha hecho que ésta haya pasado a ser residual (en estos momentos en el archipiélago ocho de cada diez nuevos contratos son estables y solo dos son temporales), por lo que las prioridades han cambiado, y el principal problema ha pasado a ser el de los tiempos de trabajo.

Los dos secretarios generales destacan la vigilancia que se va a aplicar sobre los contratos a tiempo parcial, especialmente en el caso de los fijos discontinuos, y en las horas extras que se realizan.

Un aspecto que se subraya es que no existe ninguna crítica respecto a las prolongaciones de jornada que se realizan dentro de los límites legales, con el acuerdo de empresarios y trabajadores, y que se cotizan correctamente ante la Seguridad Social, al considerar que éstas benefician a todas las partes.

El problema radica en aquellas que se están detectando sin respetar la legislación y compensando a los empleados «en negro», para ahorrarse el empresario el correspondiente pago de las cotizaciones.

En este paquete se incluye a los contratados por unas horas al día, especialmente en el caso de los fijos discontinuos, algo llamativo en un momento en el que las empresas se quejan de la falta de personal.

Un aspecto apuntado por algún representante sindical es que previsiblemente los controles que se van a desarrollar durante julio y agosto van a reflejar un nivel de fraude bajo en la planta hotelera, especialmente en el caso de las grandes cadenas, dado que éstas no quieren sufrir el daño reputacional que supondría descubrirlas en comportamientos irregulares, de ahí que se vaticine que el mayor número de infracciones se van a descubrir en el sector de la restauración y del ocio nocturno a lo largo de la campaña extraordinaria de vigilancia que se va a poner en marcha el mes que viene.

Hace tiempo que los sindicatos vienen señalando a esas dos actividades como el núcleo de una buena parte de los fraudes laborales que se registran en las islas, y no se oculta la preocupación que existe en este sentido en una temporada donde la falta de personal puede llevar a presiones para que se hagan más horas extras.

Desde UGT y CC OO se aplaude que el Govern haya conseguido que este año se retome esta vigilancia gracias al correspondiente acuerdo con el ministerio de Trabajo, del que depende la Inspección, tras dos años sin esa campaña debido a la pandemia. Sin embargo, UGT reconoce que en su opinión estos controles especiales deberían prolongarse en el tiempo, y desarrollarse de junio a septiembre.

Compartir el artículo

stats