Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SANIDAD

El tabaco de liar intoxica el doble que los cigarrillos

Cooximetrías realizadas en Son Espases demuestran porcentajes de monóxido de carbono muy superiores en las personas que optan por liarse los pitillos

Contrariamente a lo que se pensaba, el tabaco de liar causa niveles más elevados de CO en sangre. B.RAMON

Quizá se nos ha vendido la falsa idea de que el tabaco de liar, cuyo uso se ha generalizado de la mano del constante incremento del precio de los paquetes de cigarrillos como principal arma para desincentivar a la población de su consumo, era más natural, ecológico, contenía menos aditivos o, en definitiva, era menos perjudicial para nuestra salud y la de los que nos rodean.

Nada más lejos de la realidad. Un estudio realizado por el servicio de Deshabituación Tabáquica de Son Espases ha demostrado que las cooximetrías (técnica para detectar la pérdida en la capacidad de oxigenación midiendo el nivel de monóxido de carbono en el aire espirado por un individuo) realizadas a personas que fuman tabaco de liar doblaban los niveles de monóxido carbono que las hechas a personas que consumen las tradicionales cajetillas de cigarrillos.

«La intoxicación es mucho más alta en las personas que fuman el tabaco de liar que nos dicen que es más natural y ecológico. En ellas hemos detectado niveles de entre el 4,5% y el 5% de monóxido de carbono en sangre frente al 1,5% y 2% registrados en los que fuman cigarrillos ya liados», explica Gabriel Jaume, el responsable del servicio de Deshabituación de Son Espases, que añade que los citados porcentajes en personas no fumadoras descienden hasta el 0% o el 0,6% en el peor de los casos.

El efecto de la pandemia

La pandemia de covid-19 también se ha notado en los hábitos de los fumadores y, desde luego, los periodos más duros de la misma como los meses de confinamiento forzoso, no han ayudado a las personas a dejar la nociva costumbre de exhalar el humo de los cigarrillos.

«Desde luego, las personas en general han aumentado sus niveles de ansiedad con la pandemia. Como la consulta estaba cerrada por esta crisis sanitaria, no puedo decirte en qué medida se ha incrementado el número de fumadores. Pero sí hemos notado que tras la pandemia se ha producido un repunte de las peticiones de ayuda para dejar de fumar», explica este otorrino que conduce desde hace años esta consulta específica en el hospital de referencia.

La conselleria de Salud quiso subrayar ayer que el tabaquismo pasivo causa enfermedades similares a las de los fumadores: cánceres, cardiopatía isquémica y empeoramiento de las enfermedades pulmonares crónicas. La exposición de mujeres embarazadas al humo del tabaco puede causar complicaciones al bebé. Los niños expuestos pueden presentar con mayor frecuencia muerte súbita, infecciones de oído, neumonía, bronquitis y asma. Hoy es un buen día para dejar de fumar.

Desde finales de 2020, sin pastillas financiadas por la SS

El doctor Jaume reveló asimismo que desde finales de 2020 un problema de la farmacéutica que fabrica los comprimidos para dejar de fumar cuyo principio activo es la vareniclina, el único fármaco con este componente financiado por la SS, ha provocado un desabastecimiento que ha privado de esta ayuda a las personas que quieren dejar de fumar. Jaume detalló que en la producción del fármaco se detectaron niveles superiores a los autorizados de nitrosaminas, un elemento considerado carcinógeno, que obligaron a Pfizer a paralizar la distribución mundial de estas pastillas.   

Salud recordó ayer que el 1 de enero de 2020 entró en vigor la financiación de dos fármacos para dejar de fumar: la vareniclina (Champix) y el bupropión (Zyntabac). Y que durante 2021, de las 3.807 personas fumadoras que empezaron el tratamiento, lo completaron un total de 783. En total se prescribieron 6.556 envases.

Compartir el artículo

stats