Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las claves de la Ley de Turismo en Baleares: La norma del «decrecimiento» y de la moratoria de plazas turísticas

Negueruela: «Tenemos 624.000 plazas, una por cada dos residentes, y es el momento de no crecer más»

Bancada de invitados, ayer en el Parlament. | B.RAMON

«No podemos seguir creciendo y, por ello, se congelan las plazas no comercializadas en los próximos cuatro años». «Tenemos 624.000 plazas, una por cada dos personas que residen en Balears, y es el momento de apostar por no por crecer más y crecer mejor». Las frases son del conseller de Modelo Económico Trabajo y Turismo, Iago Negueruela, y suponen un resumen del espíritu de la Ley de Turismo aprobada ayer en el Parlament de de las islas, bajo el nombre de Ley de Sostenibilidad y Circularidad en el Turismo de Balears . Una norma que tiene cinco ejes principales entre los que destaca la moratoria de nuevos crecimientos turísticos durante cuatro años y el decrecimiento mediante el 2x1 de las plazas que se comercialicen.

1 Moratoria

Nuevos crecimientos turísticos congelados durante 4 años. Una de las primeras medidas de la Ley de Turismo aprobada ayer es la disposición adicional primera que establece una moratoria de cuatro años en los cuales estará prohibido acometer nuevos crecimientos de plazas turísticas. La norma encarga a los consells insulares a que establezcan un número máximo de crecimiento, que siempre debe ser inferior al número de plazas con las que cuenta la bolsa turística en la actualidad, y les da estos cuatro años de plazo máximo para hacerlo mediante la modificación del Plan Intervención de Ámbitos Turísticos (PIAT). Si en cuatro años los consells no fijan estos topes máximos, el Govern decretará la moratoria de forma permanente.

En la bolsa de Mallorca hay 8.500 plazas que podían venderse para crear nuevos hoteles o establecimientos de alquiler vacacional. De estas 8.500 plazas de Mallorca, 4.840 eran para hoteles y 3.640 para alquiler turístico. Además, a partir del 2024 se habilitaban otras 14.000 plazas más.

2 Decrecimiento

Cada dos plazas comercializadas se convertirán en una. El decrecimiento de plazas turísticas también es otro de los ejes principales de la nueva norma turística. Se aplicará la fórmula del 2x1, lo que significa que cuando se transfieran o se den de baja plazas por cese de actividad su número se reduzca al 50%. O lo que es lo mismo, como explicó el conseller Negueruela, cada dos plazas que se comercialicen se convertirá en una. Cuando un empresario turístico venda sus plazas a otro se reducirán a la mitad. Asimismo, si un establecimiento se da de baja y sus plazas pasen a la bolsa que gestionan los consells insulares, también se reducirán en un 50%.

32

Debate y votación de la Ley Turística en el Parlament B. Ramon

3 Reconversiones

Convertir hoteles obsoletos en VPO, residencias o bien oficinas. Un punto clave de la ley son las reconversiones de hoteles obsoletos para otros usos. De esta forma, los establecimientos obsoletos de 1 o 2 estrellas y los hostales podrán cambiar su uso bien para reconvertirse en viviendas, incluyendo parte de VPO, o para uso sociosanitario (residencias geriátricas) o administrativo. Esta fórmula se estrenó al inicio de la pandemia, en mayo de 2020, vía decreto de medidas urgentes, sin que tuviera mucho éxito.

Asimismo, se facilita la modernización de la planta hotelera unida al descenso de plazas en los alojamientos que amplíen instalaciones. Mediante el decreto ley del 11 de febrero se estableció un máximo del 15% de edificabilidad con una reducción del 5% de la capacidad. Ahora, la ley contempla que ese descenso variará entre el 1 y el 5% de plazas dependiendo del porcentaje de ampliación con ese techo máximo. Una excepción impulsada por El Pi permite a los hoteles de hasta 150 habitaciones quedar exentos de decrecer.

4 Medidas para las kellys

Camas elevables contra las enfermedades laborables. Una de las primeras medidas que se dieron a conocer de la Ley de Turismo fue la exigencia de implantar camas elevables en los hoteles para reducir las enfermedades laborales de las camareras de pisos, las kellys. La implantación de las nuevas camas pueda alargarse a un plazo de 6 años. Se calcula una inversión de unos 15 millones para cambiar unas 300.000 camas. Los hoteles históricos estarán exentos de la medida. En caso de no instalar camas con sistema hidráulico, la ley contempla una sanción de 500 euros por cama.

5 Producto local

Cada dos plazas comercializadas se convertirán en una. Se establece la obligación de que, a partir de julio de 2023, la hostelería y la restauración ofrezcan a sus clientes, como mínimo, un 3% de productos locales de origen balear, proporción que en el caso de los hoteles de cuatro y cinco estrellas se elevará al 4% y, en los agroturismos, al 5%. La medida es para apoyar al sector primario de la ganadería y la agricultura balear.

Compartir el artículo

stats