Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Frontera aplaude el acuerdo político y elude el decrecimiento

La líder empresarial celebra que se rebaje la obligación de perder plazas para que siga la modernización del 38 % de la planta hotelera pendiente

Lina Pons, Pilar Costa, Javier Vich, María Frontera, Josep Melià, Iago Negueruela, Antònia Martín, Lluís Apesteguia, Esperanza Sans y Joan Mas 'Collet', en el Parlament. B.RAMON

Los hoteleros han pasado de pactar, al menos parte, de la Ley de Turismo en la calle Montenegro, en la casa del conseller Iago Negueruela a ser los protagonistas de un acuerdo político sellado entre los partidos del Pacto y los regionalistas de El PI en la casa de todos, el Parlament. Sin querer referirse al decrecimiento que lleva parejo la nueva norma turística —por la moratoria de nuevas plazas y la fórmula del 2x1, se reducirán a la mitad cuando se vendan plazas o cese su actividad—, la presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María Frontera, ayer solo lo mentó para ensalzar que el 38 % de la planta hotelera pendiente de reformarse en Mallorca «decrecerá» menos.

Por lo demás, fue enfática Frontera al afirmar que de «decrecimiento» no quería «comentar ningún tema» y se fue por la tangente defendiendo la «libertad de empresa», cuando fue interpelada por lo que provocó el cisma, ya superado, con el Govern: la moratoria turística y la pérdida de capacidad alojativa obligatoria al hacer reformas en los hoteles. Esta última disposición ahora se rebaja a favor de los hoteleros, según el acuerdo refrendado entre PSOE, Més per Mallorca y Unidas Podemos al aceptar tres de las enmiendas defendidas por los regionalistas de El Pi y apoyadas por la patronal hotelera.

"Se ha hecho oír la voz del sector hotelero", se recalca, aunque su visión diste de la de los partidos

decoration

«Se ha hecho oír la voz del sector hotelero». Así tituló la FEHM el comunicado en el que valoraron las últimas novedades que incorpora la negociación parlamentaria de la norma turística. Antes, al mediodía, Frontera, el vicepresidente segundo de la federación y líder de los hoteleros de Palma, Javier Vich, el tesorero de la FEHM y presidente de la Agrupación Hotelera de Alcúdia y Can Picafort, Jaume Horrach, y la vicepresidenta ejecutiva de la patronal, María José Aguiló, hicieron el paseíllo hasta la Sala Verde del Parlament para dialogar con los representantes políticos antes de salir todos en tropel a evaluar lo pactado y posar en otra foto histórica: la de los empresarios en el Parlament.

Visto que hay que seguir adelante y apechugar con una ley que se vende como la del decrecimiento turístico y la sostenibilidad, los hoteleros se han «focalizado» en los intereses del sector que «ha sido posible pactar» y que pueden «tener eficacia». «Era importante mejorar» la vía de las reformas porque todavía hay «pendiente» la modernización de un 38 % de establecimientos.

"De decrecimiento no quiero comentar ningún tema; hay que ver la parte positiva", defiende Frontera

decoration

Más de la mitad de los hoteles de la isla, el 55 %, tienen menos de cien habitaciones. Por tanto, lograr que los de menos de 150 cuartos se libren de perder plazas, «su patrimonio», en palabras de Frontera, es un paso de gigante cuando está en juego la rentabilidad de los alojamientos de menores dimensiones, como ha defendido el sector estos meses. Apelan los empresarios a que «las nuevas obligaciones» que incluye la ley turística «puedan ser cumplibles», con «plazos y condiciones asumibles».

Más allá de referirse a que «hay aspectos que no son compartidos porque la visión política y la empresarial difieren y ya se manifestó en su día»— la moratoria y el intercambio de plazas «cuestiones unilaterales de los partidos que conforman el Govern y no están dentro de lo negociado»—, la Federación Hotelera reitera su defensa de la libertad de empresa, la libre competencia y el crecimiento controlado, «que no es lo mismo que el decrecimiento».

Celebran los hoteleros que sigan vivas las reformas para seguir transformando la planta, «el objetivo es crecer más en valor que volumen», como subrayó la líder del sector, y que los establecimientos de más de 150 habitaciones «que puedan aprovechar» aumentar su edificabilidad «verán prorrateado el 5 % de reducción de plazas en función del aprovechamiento que hagan»

Dar salida a los alojamientos de inferior categoría, mejorando las condiciones de cambio de uso (incluyendo VPO si se transforman en viviendas), permitirá eliminar la oferta obsoleta. «Vamos a ver si tiene éxito», advierte Frontera. Hasta ahora no lo ha tenido.

Compartir el artículo

stats