Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navieras y Govern escenifican en mayo el acuerdo que limita los cruceros en Palma

El Ejecutivo salva su incapacidad legal para reducir a tres los buques máximos diarios a través de un memorándum de entendimiento - Este año habrá 18 fechas en las que coincidirán cuatro barcos

El ‘MSC Seaview’, con capacidad para más de 5.000 pasajeros, hizo escala el Jueves Santo. | GUILLEM BOSCH

El Govern escenificará a principios de mayo, en Palma, la firma del acuerdo alcanzado en diciembre pasado en Hamburgo con las principales navieras para limitar hasta 2026 la llegada de cruceros al puerto a un máximo de tres por día. Quedaban flecos por cerrar, como las fechas excepcionales de este 2022 en las que, por las reservas de atraque ya concedidas, coincidirán cuatro buques en Ciutat. Serán dieciocho días, el primero, el 24 de abril. Y la incapacidad legal del Ejecutivo para cerrar la negociación —las competencias son estatales— se salva con la fórmula de un memorándum de entendimiento entre las partes.

EL CALENDARIO

Días excepcionales: wn 2022 en el puerto de Palma solo podrán coincidir cuatro cruceros diarios en las siguientes fechas. El resto, rige el límite de tres y solo uno podrá ser un megacrucero, con capacidad superior a 5.000 pasajeros,

ABRIL 

Días 24 y 30

MAYO

Días 3 y 31

JUNIO  

Día 25

JULIO 

Días 9 y 22

AGOSTO

Días 5 y 20

SEPTIEMBRE

Día 24

OCTUBRE

Días 7, 10, 18, 24 y 29

Es el mes de más demanda por parte de las navieras en el puerto de Palma, según la patronal CLIA.

NOVIEMBRE

Días 1, 3 y 15

La directora general de Turismo, Rosana Morillo, que ha liderado las negociaciones junto con el conseller Iago Negueruela, destaca que ha primado un «entendimiento mutuo» con las navieras, su patronal CLIA (Asociación Internacional de Líneas de Cruceros, por su sigla en inglés) y la Autoritat Portuària para regular la llegada de cruceros y escalonar las riadas de visitantes por el centro de Palma. En mayo, compañías y Govern protagonizarán un acto en que se firmará el pacto.

Con el acuerdo cerrado en Hamburgo se fijó, tras dos años de negociaciones, uno de los compromisos del Govern para esta legislatura, recogido en los Acords de Bellver, limitar las escalas de estos buques y la saturación que provocan en Ciutat. Es el primer destino nacional que echa andar una regulación. Se estableció fijar un máximo de tres cruceros al día en el puerto, de los cuales solo uno podrá ser un megacrucero, con capacidad superior a 5.000 pasajeros, por un plazo de cinco años. No se podrán superar los 8.500 cruceristas por jornada en cómputo semanal.

Modelo báltico

Faltaba «aterrizar» lo acordado. Entre los asuntos pendientes había que negociar con las navieras la reprogramación de sus operaciones para este año por las reservas de atraque previas. Se había anunciado que habría menos de veinte días en los que llegarían cuatro buques, finalmente serán dieciocho. En abril, mayo, junio y agosto la excepción regirá dos veces por mes; en junio y septiembre, una; en octubre, cinco (es el mes pico para las navieras en Palma) y en noviembre, tres.

A partir de 2023 ya no habrá excepciones. Para las navieras será «más fácil» adaptar sus planes al nuevo marco. Morillo recuerda que en Ciutat coincidían cinco cruceros el mismo día. Además, las navieras ofrecerán a sus clientes excursiones alternativas a las de Palma y se seguirá trabajando en aplicaciones como Welcome Palma (brinda información a los turistas) para descongestionar la densidad de visitantes.

Para el «encaje legal» Balears sigue el modelo de la región del Mar Báltico. El pasado 5 de abril se firmó en Copenhague un memorándum de entendimiento entre la mayoría de los puertos de la zona, a través de Cruise Baltic (red que reúne a 32 puertos y destinos) y 19 líneas de cruceros, en el marco de la conferencia Sustainable Cruising. Se comprometieron a utilizar el suministro eléctrico de energía en tierra disponible en los puertos de la región.

Sobre el recelo entre el sector de que el puerto pierda competitividad al limitar las llegadas de buques, Morillo lo refuta: «En absoluto, no hay quejas de las navieras y hay días con cero barcos, para que vengan más escalas, y las operaciones de puerto base no se reducen».

Compartir el artículo

stats