Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfredo Serrano
CRUCEROS Alfredo Serrano Presidente de CLIA (Asociación Internacional de Líneas de Crucero)

«No es un lavado de imagen, queremos ser bien recibidos en Palma»

Alfredo Serrano (Madrid, 1963) lidera la Asociación Internacional de Líneas de Crucero (CLIA) desde 2014. Ha sido uno de los interlocutores con el conseller Iago Negueruela para limitar hasta 2026 la llegada de barcos al puerto de Palma "en el momento que tocaba sentar las bases"

Alfredo Serrano | DM

¿El acuerdo con el Govern se produce en el peor momento para el sector por la caída de la actividad o en el mejor precisamente por la baja demanda actual?

Se puede ver de las dos maneras. Es el momento que tocaba, llevamos ya dos años de conversaciones discretas que se vieron ralentizadas por el covid. Este año ha habido actividad y al año que viene va a regresar paulatinamente la normalidad. Era el momento de sentar las bases.

¿Llegarán menos cruceros con puerto base en Palma?

El acuerdo, que ha surgido del Govern —básicamente ha sido el que nos ha presentado su postura, nosotros hemos hecho una serie de comentarios al respecto— mejor que lo explique él. Pero sí adelanto que no se hace una distinción entre barcos de puerto base o no. Todavía hay una parte que hay que desarrollar.

¿Cuándo estará definida la letra pequeña?

Estaremos en los plazos que marquen el Govern y la Autoridad Portuaria. La pelota está en su tejado. No se puede alargar demasiado en el tiempo porque estamos hablando de la temporada 2022 que empieza ahora, es verdad que con pocas escalas en enero.

¿Este acuerdo de buena voluntad cómo se sustenta desde el punto de vista legal? ¿Lo podría romper CLIA a su conveniencia?

Es una pregunta más para el Govern. No soy capaz de ver por qué motivo nosotros podríamos querer no hacer una cosa a la que nos comprometemos. No contemplo esa posibilidad.

El Govern lo califica de histórico. ¿Se abre una puerta para seguir esa política en otros destinos?

Nuestro nivel de preocupación es bastante pequeño. Lo demostramos queriendo colaborar en esta situación. Afortunadamente, hay muchos destinos en Europa y el Mediterráneo que quieren crecer en cruceros, como en su momento hizo Palma. Si las instituciones de Palma consideran que ese crecimiento no debe continuar o debe continuar más en temporada baja o ciertos días de la semana de una forma más ordenada nosotros no podemos más que respetarlo y acatarlo. Y como decía hay otros destinos en los que nos concentraremos para ese mayor crecimiento.

¿Qué otros destinos quieren crecer?

En el Mediterráneo Cerdeña, Valencia que va a construir una nueva terminal, Tarragona la ha abierto recientemente..., hablando de lo más próximo. Y en otras áreas el Mediterráneo Oriental está creciendo muchísimo por la mayor tranquilidad que hay en esa zona, Asia estaba funcionando muy bien antes del covid y entendemos que volverá. Hay muchos destinos que están deseando tener más cruceros.

¿Cuánto ha pesado el creciente movimiento anticruceros en Mallorca para que las navieras hayan dado este paso?

Algún impacto ha debido tener para que el Govern haya acudido a nosotros. A ninguno se nos escapa que hay una parte de la opinión pública en Palma que de una forma errónea considera que hay una serie de problemas y los responsables son los cruceros. Nos toca hacer nuestra parte, pero seguimos afirmando que representamos el 8 % de los turistas que llegan Mallorca y esos episodios de congestión se producen en ciertos momentos del verano, haya no haya cruceros en el puerto. Y nuestros turistas o bien van directamente del puerto al aeropuerto porque usan el puerto de Palma como base o se distribuyen en otros destinos de la isla. Pero bueno, queremos hacer la parte que nos toca y confiamos en que el resto del sector tome medidas en esa dirección.

¿Fijar de límite un buque al día, como defiende la plataforma anticruceros, tiene sentido para los planes de las navieras en Palma?

Un puerto que tiene una escala al día no es un puerto importante. Evidentemente, no podría ser todos los días —sería curioso que encajara en los planes de las compañías—. Desde el momento que estas peticiones, como pasa con las de tipo medioambiental, no están justificadas en ningún estudio no son planteamientos serios.

¿Se ha planteado la patronal hacer estudios sobre el impacto de su actividad?

No disponemos ni de los medios ni es parte de nuestra responsabilidad. Los ciudadanos de Palma pagan sus impuestos para que las autoridades con su neutralidad analicen los fenómenos y sean capaces de tomar medidas sobre lo que incomoda. Sí hemos colaborado en iniciativas como la aplicación que puso el Ayuntamiento para dar información a los turistas sobre los niveles de congestión en monumentos y otras atracciones de la ciudad y fuimos pioneros en los proyectos pilotos. Los resultados fueron buenos. Y también a veces puede ser sin barcos en el puerto, por un día nublado.

¿Qué supone para la operatividad de las navieras el límite?

Un mayor nivel de complejidad, las rutas van a ser más complicadas, pero hay que compaginar el beneficio del residente y del turista.

¿Los días de excepción para 2022 coincidirán con la temporada alta?

No necesariamente. Los periodos con más picos se producen en octubre, que es el más importante en Palma y están repartidos.

¿Cuál es el tamaño de buque más habitual en las flotas?

Pasa como con los hoteles, hay pocos muy grandes y muchos más pequeños. Depende de cada compañía.

¿Por la pandemia habrá un cambio a barcos más pequeños?

No creo que vaya a tener incidencia, los proyectos que había antes de la pandemia continúan en marcha.

¿Para las navieras este acuerdo es un lavado de cara?

Considero que no. Lo que queremos es ser bien recibidos a todos los sitios adonde vamos. Si se nos traslada que no se desea mantener los mismos niveles de crecimiento, lo acatamos como creo que es nuestra responsabilidad como socios a largo plazo del destino.

¿Cuándo se alcanzará la recuperación del sector?

Dependerá de la evolución de la pandemia, hay que ser cautos. Las previsiones que habían hecho las compañías indicaban que a final de año iban a estar activos más del 70 % de la flota, confiando en superar más del 90 % antes del verano. Los planes se mantienen y siguen operando. En la segunda mitad del 2022 veremos la recuperación.

Compartir el artículo

stats