Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP reclama al Govern «menos prohibiciones y más incentivos» en la ley turística

El Pi denuncia que esta regulación provocará la «cronificación» de las plazas turísticas de Baleares

Declaraciones del portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Toni Costa, valorando la aprobación del decreto turístico

Declaraciones del portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Toni Costa, valorando la aprobación del decreto turístico

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Declaraciones del portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Toni Costa, valorando la aprobación del decreto turístico Guillem Porcel

Los partidos políticos ya han podido leer y analizar la nueva ley turística presentada este viernes por el Govern balear. El portavoz del PP en el Parlament, Toni Costa, afirmó que de momento comparten «la brocha gorda» de la ley, sobre todo en cuestiones como sostenibilidad o circularidad, pero denunció que la «sorpresa» llega al leer la letra pequeña del decreto: «Son todo imposiciones, y desde el PP somos poco dados a las imposiciones porque creemos en las políticas de incentivos». Además, apuntó que se trata de un decreto «intervencionista» que no comparten desde su partido: «No queremos un régimen sancionador para quien no haga lo que el Govern diga».

Su mayor crítica fue dirigida a la utilización del decreto ley y a la falta de consenso porque, según argumentó, «Armengol aprobó el decreto sin darlo a conocer antes a consells como el de Eivissa ni a asociaciones turísticas» e, incluso, que el decreto «está consensuado con un grupo de personas que se podrían contar con los dedos de las manos». Para Costa, como ya denunció el pasado viernes, las formas del Govern han sido una «auténtica vergüenza».

Asimismo, otros partidos de la oposición también expresaron su malestar con la redacción de la ley. El portavoz de El Pi, Josep Melià, catalogó de «impresentable e inaceptable». Asimismo, manifestó que no entienden la regulación porque «provocará la cronificación de las plazas turísticas, así que tenemos que encontrar las fórmulas que, sin incrementar las plazas ya existentes, posibiliten la renovación de los establecimientos turísticos, siempre que se hayan eliminado plazas».

Desde Ciudadanos pusieron el énfasis en que el Govern «se ha saltado el proceso deliberativo y el proceso público al no aprobar un anteproyecto de ley». Su portavoz, Patricia Guasp, lamentó que se debería haber tenido en cuenta a todas las entidades de los sectores afectados, los consells y los ayuntamientos para que pudieran hacer alegaciones: «El turismo vacacional es uno de los grandes perjudicados de esta imposición».

De igual forma, reivindicó que el crecimiento sostenible y la sostenibilidad «no tiene por qué verse menguada con un crecimiento responsable e inteligente», y envió un mensaje al portavoz de Més per Menorca, Josep Castells: «Llama la atención que quien tanto defiende la necesidad de las competencias de este Parlament, el viernes alabara el último ‘decretazo’ del Govern porque está en el sentido que su partido defiende del decrecimiento turístico».

Compartir el artículo

stats