Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad

La semana que viene las farmacias ya podrán hacer test de antígenos

Los farmacéuticos desisten de una compensación a la Administración pero no descartan hacerlo en un par de semanas

Un farmacéutico muestra un test de antígenos en una farmacia de Barcelona.

Una vez perfilado el protocolo entre el Colegio Oficial de Farmacéuticos (COFIB) y el Servei de Salut, todo apunta a que a partir de la próxima semana las farmacias ya estarán en disposición de ayudar a sus clientes a realizarse los test de antígenos y a comunicar posteriormente el resultado, si es positivo, al Servei de Salut, que se encargará de tramitar la baja médica de la manera más rápidamente posible.

«Creo que podremos empezar la semana que viene si la plataforma digital para realizar estos trámites que está habilitando el IB-Salut está lista», estimó ayer el presidente del COFIB, Antoni Real, a su regreso de una reunión con el Servei en la que se pergeñó el que previsiblemente será el protocolo definitivo que regirá estas comunicaciones.

Un protocolo que, como ya ha avanzado este diario, exigirá que el farmacéutico firme una declaración de actuación responsable así como que el cliente que requiera la ayuda para realizarse el test en la farmacia suscriba un consentimiento informado que permitirá al boticario comunicar al Servei de Salut el resultado del test en caso de que sea positivo.

Como se recordará, las farmacias que se adhieran a esta iniciativa deberán contar con un espacio independiente de la farmacia y bien ventilado para realizar los test. 

Algunas de ellas han planteado que, al no contar con un espacio independiente y aislado, estarían dispuestas a habilitar un espacio en el exterior de la farmacia con confidencialidad para el usuario así como gestionar los permisos de ocupación de vía pública correspondientes con los ayuntamientos. Los interlocutores del IB-Salut se comprometieron a estudiar esta posibilidad que ya se hace en Francia.

170 farmacias dispuestas

Real informó de que, a fecha de ayer, ya habría unas 170 farmacias de Baleares que estarían dispuestas a ayudar realizar estos autotest así como a comunicar los resultados positivos. 

Sobre la posibilidad de recibir una remuneración por parte de la Administración por esta labor que restará trabajo a los dispositivos asistenciales del Servei de Salut, Real explicó que su colectivo no cree que deban pagar nada los usuarios (más allá del precio del test), pero sí que deberían recibir algún tipo de gratificación por el tiempo y el material gastado durante la intervención.

Así, se prevé que el farmacéutico ofrezca una mascarilla quirúrgica a la persona que va a hacerse el test en la farmacia y luego deberá desinfectar el espacio usado. Por no hablar del tiempo que perderá el farmacéutico en toda la actuación.

Por ello, aunque Real señaló que en las dos primeras semanas de la puesta en marcha de la iniciativa no piensan reclamar nada a la Administración, no descartó hacerlo tras este periodo de prueba y barajó otras opciones como cobrar por emitir certificados de resultados negativos para asistir a eventos. 

Compartir el artículo

stats