Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ciudadanos podrán notificar positivos en farmacias de las islas en unos diez días

Las boticas adheridas comunicarán los casos al sistema sanitario después de verificar el contagio y se prevé que tengan validez para pedir la baja laboral - El objetivo es descongestionar los centros de atención primaria de usuarios asintomáticos y con síntomas leves

Pedro Fornés, de la farmacia Fornés Nadal, planea adherirse al protocolo. | GUILLEM BOSCH

Los positivos por covid podrán notificar su caso en buena parte de las farmacias de Balears mediante un test de antígenos. Este sistema, que ya rige en Cataluña, busca descongestionar los centros de atención primaria, al borde del colapso por la explosión de infectados causada por la variante ómicron.

Este procedimiento estará operativo previsiblemente «dentro de unos diez días», indicó ayer Antoni Real, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Balears (COFIB). «Estamos definiendo el protocolo y elaborando un listado de las farmacias que se adhieran», señaló Real.

Este sistema ya funciona en Cataluña, pero en Balears habrá una diferencia sustancial: el usuario deberá hacerse el test en la misma farmacia para que el boticario pueda certificar el positivo antes de notificarlo a Salud. En cambio, a las farmacias catalanas les basta con la palabra del afectado y una comunicación telefónica o por internet.

Bajas laborales

El presidente del COFIB estima que más del 40% de las farmacias de las islas se adherirán a esta iniciativa, aunque expresó su confianza en que con el paso de los días su número se incremente. «Tengo que acabar de leer el protocolo, pero probablemente me adheriré», destacó Pedro Fornés, propietario de la farmacia Fornés Nadal, en Palma.

«Siempre vamos a estar dispuestos a hacer lo que podamos para ayudar a la población en una situación como esta. Es verdad que será un trabajo extra, y ya tenemos suficiente, pero ayudaremos. Sí habrá que hablar de tomar medidas sanitarias y de epis [equipos de protección individual] para no asumir riesgos», indicó Fornés.

La idea es que únicamente acudan a las farmacias a testearse personas asintomáticas o con síntomas leves, y que los casos más graves acudan a su centro de salud. Pese a ello, Fornés prevé que muchos clientes acudirán a la farmacia por la «mayor confianza» que tienen con el boticario independientemente de la sintomatología que tengan.

La conselleria de Salud indicó ayer que se está «ultimando» el protocolo para que las farmacias también puedan notificar positivos. Se contempla asimismo que esos contagios confirmados por las boticas y notificados al sistema sanitario también tengan validez a la hora de solicitar una baja laboral.

La comunicación entre las farmacias y el sistema de Salud se realizará mediante una plataforma segura. «La conselleria está trabajando en una herramienta para comunicar datos que son muy sensibles porque contienen información personal y sanitaria. No creo que pueda estar todo preparado de cara a la próxima semana, pero espero que la siguiente esté en funcionamiento», manifestó Real.

«No hemos pedido una contraprestación por el trabajo que supondrá, queremos ser parte de la solución para descongestionar la atención primaria. Más adelante, si esto se alargara, ya hablaríamos», señaló el presidente de los farmacéuticos de las islas.

Tanto Real como Fornés coincidieron en que los test, que se han llegado a vender por ocho o nueve euros en la semana de escasez previa a la Navidad, ya están bajando de precio. «Acabamos de recibir una remesa muy grande de la Cooperativa d’Apotecaris, nuestro pulmón. El precio lo marca el distribuidor, pero a medida que hay más oferta los precios pueden ser más competitivos. En todo caso, nosotros siempre hemos puesto un precio lo más accesible posible para todos», subrayó Fornés.

Compartir el artículo

stats