Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Resumen del 2021

Una ‘patera’ con alas en Son Sant Joan

Efectivos sanitarios trasladan al migrante que provocó el aterrizaje.

Un avión que volaba entre Marruecos y Turquía acabó convertido en la primera ‘patera’ llegada al aeropuerto de Palma. Un aterrizaje de emergencia médica aparentemente provocado desembocó en una insólita fuga masiva de migrantes a través de las pistas y el cierre de Son Sant Joan durante casi cuatro horas de caos aéreo. El plan, según la investigación orquestado meses atrás en Facebook para entrar en Europa de forma irregular, implicó a 25 jóvenes marroquíes. Todos, excepto cuatro, han sido detenidos y encarcelados por delitos de sedición y coacciones. La huida sacó a relucir algunos agujeros de seguridad que han obligado a remozar los protocolos.

El vuelo de Air Arabia entre Casablanca y Estambul pidió tomar tierra en Palma el 5 de noviembre por la tarde porque un pasajero sufría una crisis diabética. El avión llegó a Son Sant Joan y el enfermo, acompañado de otro joven, fue trasladado a Son Llàtzer. El aparato no tenía entonces vigilancia policial, ya que el protocolo no lo contemplaba. Mientras esperaban para despegar, varios pasajeros empezaron a increpar a la tripulación, exigiendo salir a fumar. Hubo tres cuartos de hora de tensión hasta que 23 personas salieron en tromba del avión, empujando al personal. Una vez fuera, corrieron por las pistas, saltaron una valla y se perdieron en la oscuridad. Mientras, en Son Llàtzer, los médicos comprobaban que el supuesto enfermo no tenía ninguna dolencia grave. Su acompañante también había aprovechado para huir del hospital.

La espantada por las pistas provocó el cierre del aeropuerto, con 34 vuelos desviados o cancelados. Las fuerzas de seguridad consiguieron capturar aquella misma noche a 12 de los fugitivos -incluido el presunto enfermo- tanto en los alrededores de Son Sant Joan como en Palma y Marratxí. Del resto, nueve fueron detenidos en las semanas siguientes en Inca, sa Pobla y Sencelles. Otros dos consiguieron salir de Mallorca horas después del incidente en Son Sant Joan. Lo hicieron en un ferri rumbo a Barcelona, sin ser interceptados porque Air Arabia tardó tres días en dar a la Policía la información completa de los fugados.

La investigación policial apunta a que todo fue un plan preparado a conciencia. Los agentes encontraron un grupo de Facebook llamado Brooklyn en el que según parece se había publicado en julio un mensaje para hacer exactamente lo que pasó en Son Sant Joan: fingir una emergencia médica para aterrizar en España y entrar así en el país de forma irregular.

Sobre los 25 implicados pesan acusaciones muy graves por delitos de sedición, coacciones graves, favorecimiento de la inmigración ilegal e infracción de la Ley de Extranjería. Los 21 migrantes detenidos por el momento siguen en prisión provisional. Los sospechosos sostienen que no habían planificado nada y que la huida fue espontánea. La jueza que investiga el caso no se cree esta versión, a la espera de aclarar si la crisis diabética fue provocada y existía realmente la planificación.

La fuga sacó a la palestra un agujero de seguridad en Son Sant Joan. Hasta entonces, los vuelos que aterrizaban por una emergencia médica se quedaban sin vigilancia policial. El protocolo ha sido ya modificado para que el aeropuerto de Palma no se convierta en destino de más ‘pateras’.

Compartir el artículo

stats