Un vídeo grabado por un pasajero a bordo del avión y difundido ayer a través de las redes sociales muestra cómo se produjo la fuga en Son Sant Joan el viernes por la noche. Las palabras de una pasajera ante la insólita escena dejan pocas dudas sobre las intenciones del grupo: «¡Se escapan, se escapan! ¡Los chicos se quedan en España!».

En la secuencia, captada tras el traslado al hospital del pasajero supuestamente enfermo que provocó el aterrizaje, se aprecia cómo varios jóvenes empiezan a correr por el pasillo de la aeronave. Algunos apartan a empujones a quien se interpone en su camino. Todos bajan por la escalerilla, empiezan a correr por la pista, recorren varios metros hasta una valla cercana y la saltan para salir del recinto. 

Así fue la fuga de los migrantes en el aeropuerto de Palma

La huida ha sido ya un fracaso para casi la mitad de ellos. De las 21 personas que salieron a la carrera del avión, nueve habían sido detenidas anoche. Policía y Guardia Civil mantienen abierto el operativo para localizar al resto. La llamada de un vecino de Marratxí fue clave para localizar a varios de los fugados el mismo viernes. Una patrulla de la Policía Local acudió a las once y cuarto de la noche a la calle sa Comuna de sa Cabaneta al recibir un aviso que alertaba de la presencia de cuatro personas en «actitud sospechosa» y que podían formar parte del grupo de fugados del avión de Air Arabia Maroc. Los agentes identificaron a tres de ellos con el pasaporte, mientras el otro no llevaba documentación. Reconocieron a los agentes que se habían fugado del avión, fueron arrestados y la Guardia Civil se hizo cargo de ellos. Ayer por la mañana la Policía Local capturó en es Figueral a otro de los huidos. El operativo desplegado por la Guardia Civil y la Policía Nacional permitió detener al menos a otros cuatro fugitivos en los alrededores del aeropuerto y en la carretera de Manacor. 

A estos nueve arrestados se suman las detenciones del pasajero que según parece fingió la indisposición, retenido tras recibir el alta en el hospital Son Llàtzer y la de la persona que le acompañó al centro sanitario y aprovechó entonces para escapar. Además, un pasajero fue detenido en el interior de la aeronave por agredir a uno de los agentes de la Guardia Civil que, tras la escapada en masa, acudió al avión. Así, de las 24 personas implicadas en el incidente, 12 han sido ya arrestadas.

Todos están acusados inicialmente de infringir la ley de Extranjería por su entrada en España de forma irregular, pero su horizonte judicial es todavía incierto. La Policía acusa al presunto enfermo de un delito de favorecimiento de la inmigración ilegal, lo que evidencia las sospechas de que su indisposición formaba parte de un plan organizado. Ademas, según explicó ayer la delegada del Gobierno en Balears, Aina Calvo, los que salieron corriendo por las pistas y provocaron el cierre del aeropuerto podrían ser acusados de infringir la normativa contra la seguridad aérea.

Graves delitos

Calvo recordó que como sucede en el caso de una llegada en patera por mar se han abierto sendos expedientes de expulsión para ser devueltos a su país. Sin embargo, el avance de la investigación podría conllevar la imputación de graves delitos que frenen su retorno forzoso a Marruecos. La delegada del Gobierno, en este sentido, señaló que será la autoridad judicial quién determine sus responsabilidades. «Tenemos que esperar a tener más datos para ver qué delitos se les pueden imputar», abundó.