Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La precariedad laboral le cuesta a Baleares 1.303 millones de euros al año

Un estudio elaborado por la conselleria de Trabajo señala que la excesiva temporalidad y la parcialidad recortan un 3,9% el PIB de las islas

Iago Negueruela y Joan Cosbubiela participaron ayer en un acto en la Cámara de Comercio. | B.RAMON

Los contratos precarios le cuestan a Balears 1.303 millones de euros anuales, según se desprende del estudio realizado por la Dirección General de Modelo Económico del Govern y que ayer fue presentado por el conseller de Trabajo, Iago Negueruela. Eso explica, según se señala desde este departamento autonómico, que se esté haciendo tanto hincapié en la lucha contra el fraude en esta materia en la campaña de inspección laboral diseñada para 2022.

El estudio realizado desde esta Conselleria destaca que el porcentaje de contratos temporales que existía en las islas en 2019 era del 27%, por encima de la media española del 26,3%, y a enorme distancia de la media europea, que se limita a un 13,6%.

A su vez, la tasa de contratos a tiempo parcial en el archipiélago es de un 12,7%, un porcentaje que en este caso es inferior tanto a la media nacional (14,5%) como a la de la Unión Europea (19,1%). El problema radica en que en Balears un 5,7% de los contratos son de una parcialidad que no es deseada por el asalariado.

El estudio dirigido por el director general de Modelo Económico, Llorenç Pou, pone de relieve que ambos factores conllevan una pérdida de productividad en las empresas, o lo que es lo mismo, cuanto mayor es la temporalidad y la parcialidad, menos riqueza son capaces de generar.

La tesis defendida por la Conselleria es que si la temporalidad balear se rebajara hasta la media europea, y se suprimieran los contratos a tiempo parcial que no son deseados por los trabajadores (lo que situaría su tasa en un 7% y no en el 12,7% actual), la riqueza que se genera en las islas, es decir, su producto interior bruto (PIB), se elevaría en un 3,9%, o lo que es lo mismo, se ganarían esos 1.303 millones de euros gracias a la mejora en la productividad de las empresas.

Un aspecto que se señala desde la Conselleria es que esta estimación no se sustenta en la desaparición de los contratos temporales y parciales, sino en su reducción hasta unos niveles adecuados, como sería situar los primeros en un 13,6% del total, como en la media europea, y los segundos en un 7%, es decir, quitando los que no son deseados por el trabajador.

Dinero para todos

Desde el citado departamento autonómico se argumenta que la recuperación de esos 1.303 millones de euros generaría un margen suficiente para beneficiar tanto a empresarios como a los trabajadores, quedándose una parte de esa cantidad los primeros de la mano de una mejora en su rentabilidad, y otra parte los segundos a través de una subida en los salarios.

Para elaborar este estudio, desde la Dirección General se han hecho una media de 13.000 observaciones anuales de empresas de las islas, durante un periodo de 12 años.

Este informe fue presentado durante un acto celebrado en la Cámara de Comercio, en la que también ofreció una conferencia el director de la Escuela de Trabajo de CCOO, Joan Coscubiela.

En el estudio se destaca igualmente la caída que la temporalidad balear registró entre 2005 y 2009, para volver a incrementarse durante los años de esta crisis, y retomar el descenso durante 2018 y 2019 hasta acercarse a la media española, aunque se sigue lejos de la europea.

En el caso de la contratación a tiempo parcial de las islas, entre 2005 y 2014 registró un apreciable crecimiento, especialmente intenso durante el periodo de la crisis que se inició en 2008, para comenzar a reducir su tasa entre 2015 y 2019 de una forma mucho más acentuada que en el conjunto del país.

Compartir el artículo

stats