Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La campaña de Navidad se vaticina en Baleares con menos contrataciones y más fraude laboral

Los sindicatos dan como seguro un incremento de las irregularidades en bares y restaurantes

El comercio tradicional reconoce que no está en condiciones de reforzar plantillas. | G. BOSCH

La campaña navideña de este año se pronostica con un débil volumen de contrataciones de refuerzo, especialmente en el caso del pequeño comercio según reconocen sus patronales, y con un incremento en el fraude laboral según la denuncia lanzada desde los sindicatos. Aunque ambas partes dan como seguro que fechas como el Black Friday y la festividad de Reyes van a marcar un apreciable incremento en el consumo en relación al pasado año, se reconoce que todavía se está lejos de la normalidad vivida en 2019.

El descenso en los contratos temporales que por estas fechas se realizan para reforzar las plantillas se va a centrar en buena medida en el comercio tradicional, según reconocen el presidente de la patronal Pimeco, Antoni Fuster, y su homólogo en la asociación de Jaume II, Pedro Mesquida, que recuerdan que hay negocios que todavía mantienen a algunos de sus trabajadores en ERTE. En este sentido, se señala que muchos propietarios de comercios están optando por ponerse detrás del mostrador para atender a la clientela y «hacer más horas que un reloj».

Además, se añade que algunos negocios han perdido puntos de venta, lo que está haciendo que las plantillas de las tiendas cerradas pasen a las que la empresa ha mantenido abiertas, sin que se haya recurrido a despidos en parte porque éstos están prohibidos durante seis meses si se ha recurrido a un ERTE provocado por la covid-19.

A ello hay que sumar la inseguridad que sigue existiendo respecto a la evolución del coronavirus, a la vista del aumento de contagios que se está registrando en Europa.

Los grandes sí refuerzan

Desde las grandes empresas comerciales se señala que sí han iniciado la contratación de refuerzos, al haber sacado ya a todos sus asalariados de los ERTE, y que en muchos casos ésta se mantendrá desde los días previos a la celebración del Black Friday hasta las dos primeras semanas de las rebajas de enero.

Buena parte de estos refuerzos se destinarán a las secciones para las que se prevé un aumento del consumo más acentuado, como son las de juguetería, nuevas tecnologías o alimentación, por citar algunos ejemplos. Pero las grandes superficies añaden otro departamento para el que se da como seguro un fuerte aumento de las cargas de trabajo, como es el logístico, con la distribución de las ventas que se realizan por internet, ante el impulso que el comercio electrónico ha registrado durante la pandemia.

En estos casos, se apunta que esa contratación temporal será similar a la que se hacía antes de la pandemia, aunque sin ocultar que durante los meses se han dado reducciones en la de carácter estable, por lo que la cifra total de personas en activo se situará por debajo de la de 2019.

Las grandes superficies tienen previsto reforzar sus plantillas entre el Black Friday y el inicio de las rebajas de enero

decoration

También la restauración tiene previsto contratar refuerzos, según destaca el presidente de su sectorial de CAEB, Alfonso Robledo, aunque en este caso de carácter muy puntual, con el fin de hacer frente al aumento de clientes que se registra durante los días previos a la Navidad debido a las comidas de empresa, y en las jornadas en las que se producen las reuniones de carácter familiar.

Sin embargo, el balance global es que la contratación de refuerzo navideño, que suele ser aprovechada de una forma especial por los jóvenes, va a ser todavía muy inferior a la que se daba en los años previos a la pandemia, un pronostico compartido por los secretarios generales de las federaciones de servicios de UGT y de CC OO, José García Relucio y Silvia Montejano respectivamente.

En ambos casos se admite que las pymes van a realizar una escasa contratación temporal durante la campaña navideña. En este aspecto, Montejano señala que las tiendas tradicionales se están viendo afectadas por el crecimiento de las compras por internet.

Aumento del fraude

Hay un aspecto en el que los responsables de UGT y CC OO coinciden plenamente: lo que se va a notar este año es un repunte del fraude laboral.

García Relucio y Montejano subrayan que, a la vista de lo sucedido durante los últimos meses, éste va a ser especialmente intenso en relación a los ERTE y en el sector de la restauración, con casos en los que se saca de los mismos al empleado solo por una parte de la jornada, pese a que éste tiene que trabajar ocho o más horas diarias, de forma que parte de su salario se cubre con la prestación por desempleo. También se prevén más casos de empleados que son contratados solo para unos días concretos con puntas de demanda (los denominados extras), sin darles de alta.

Por ello, desde estas organizaciones se reclama un refuerzo en los controles que se llevan a cabo por parte de la Inspección de Trabajo.

Compartir el artículo

stats