Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ampliación masiva del Govern de las ayudas de 855 millones ante la falta de solicitudes

La preocupación del Ejecutivo por la presentación de solo 4.000 empresas obliga a ampliar el plazo, abrirlas o todos los sectores productivos y flexibilizar las condiciones para acogerse a ellas

Las condición de tener deudas con proveedores para cogerse a las ayudas dejaba fuera a muchas empresas.

Las condición de tener deudas con proveedores para cogerse a las ayudas dejaba fuera a muchas empresas.

La medida estrella del Govern para hacer frente a la crisis, los 855 millones de euros en ayudas procedentes de Madrid, no está calando en el empresariado isleño. Pese a que se había anunciado a bombo y platillo como la llegada más importante de ayudas de la historia de Balears, solo 4.000 empresas se han acogido a ellas y faltaba una semana para finalizar el plazo. En el Ejecutivo de Francina Armengol no esconden su preocupación por ello y han decidido hacer una ampliación de plazo, abrirlas a todos los sectores y flexibilizar las duras condiciones iniciales para acogerse a esta línea de subvenciones.

Hay que tener en cuenta que estas ayudas son finalistas y, por consiguiente, todo el dinero que no se utilice otorgando subvenciones a empresas y autónomos se tendrá que devolver a Madrid.

En cualquier caso, las previsiones del Govern eran que unos 33.000 empresas y autónomos de Balears se acogieran a ellas. Una semana después de abrir el plazo solo 4.000 se presentaron a la convocatoria y el día 28 de este mes de junio concluía el periodo de solicitudes.

Según fuentes del Govern, el plazo será ampliado de forma importante para dar más tiempo a las empresas y, especialmente a los autónomos. Asimismo, se abrirá a la casi totalidad de sectores productivos, no solo a los directamente afectados por la crisis provocada por la pandemia. Uno de los ejemplos de ello son las peluquerías.

Tal y como publicaba este periódico ayer, uno de los principales obstáculos de las empresas era que la convocatoria exigía tener deudas con proveedores para acogerse a las ayudas. Ello dejaba fuera a muchas empresas que durante estos meses de crisis han hecho frente a la falta de liquidez con su patrimonio y sus ahorros.

A esta medida, muy criticada por las patronales, desde el Govern se le ha buscado una solución que será la de conceder ayudas a las mercantiles que puedan acreditar un 30% de pérdidas a raíz de la pandemia.

Se daba la paradoja de que quedan fuera las empresas que tuvieran deudas con la Seguridad Social y Hacienda, pero en cambio exigía tener deudas con proveedores o bancos para acogerse a las subvenciones.

El conseller de Modelo Económico y portavoz del Govern, Iago Negueruela, justificaba la escasa participación de empresas en la convocatoria de las ayudas en que todavía «estamos a la mitad de plazo» y otras comunidades autónomas están en situación similar a Balears, entre ellas Canarias. Asimismo, anunció que se tomarán «las medidas necesarias y se harán modificaciones si es necesario, tras evaluarlo con los agentes sociales y analizarlo desde el punto de vista técnico».

Críticas de las patronales

La presidenta de CAEB, Carmen Planas, pidió ayer «ampliar el plazo más allá del 28 de junio y flexibilizar los requisitos para que las empresas y autónomos de Balears puedan beneficiarse de los 855 millones de ayudas del Gobierno para paliar los efectos de la crisis causada por el coronavirus». Planas recordó que solo el 12% del tejido productivo se ha acogida a estas ayudas y ello se debe a que los términos y requisitos «suponen un obstáculo para las empresas».

Jordi Mora, presidente de Pimem, calificó de «preocupante» que solo 4.000 empresas hayan solicitado las ayudas. Mora achacó este hecho al requisito de tener deudas con proveedores que deja fuera a las mercantiles que han tirado de tesorería propia.

Compartir el artículo

stats