Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo náutico del Mediterráneo se recuperará este verano rozando cifras de 2019

Queda la incógnita de si vendrá el primer mercado, el británico, mientras Palma otra vez referente con la feria presencial del sector la próxima semana

Antoni Mercant, presidente de la Cámara de Comercio, en su turno presentando la feria del sector.

Antoni Mercant, presidente de la Cámara de Comercio, en su turno presentando la feria del sector.

Poco a poco todo mejora. Para la temporada 2021 el archipiélago recuperará el turismo náutico, al menos los mercados del Mediterráneo, y se alcanzará la actividad de 2019. Queda la incógnita de si finalmente llegará el principal país emisor para el sector, el Reino Unido, pendiente de la decisión que tome el Gobierno británico sobre excluir a Balears del saco de las zonas de riesgo por la pandemia al que ha sido arrastrada la comunidad junto con el resto del Estado español. Con la cuarentena vigente, al menos hasta principios de junio, no hay actividad turística que se salve.

Ese es el pronóstico que hizo ayer Toni Salom, presidente del Balearic Marine Cluster, sobre el verano 2021, durante la presentación de la gran cita del sector, el Palma International Boat Show, la primera feria náutica presencial que se celebra entre el 3 y el 6 de junio en el recinto ferial del Moll Vell de Palma. La organizan el Institut d’Innovació Empresarial y Balearic Yacht Brokers Association-

A la vez se desarrollará el virtual Balearic Yacht Show, por iniciativa de la Cámara de Comercio y el Balearic Marine Cluster, que se puso en marcha el pasado año, tras la suspensión de la feria náutica por la pandemia en 2020. Otro evento de formato híbrido, que debuta en la isla porque la celebración virtual es «el complemento ideal» de la presencial, considera Antoni Mercant, presidente de la Cámara de Comercio.

«Se esperan una buena temporada» que «rondará» las cifras de 2019. También Salom ve «la luz al final del túnel», como la presidenta Francina Armengol cuando se refiere a la reactivación del turismo. Las reservas de las marinas y los chárters náuticos pintan bien, porque el sector y su industria paralela de mantenimiento y reparaciones está «consolidada» en las islas.

El próximo año «si las vacunas funcionan», dice Salom, todo rodará en un sector que mueve 560 millones de euros anuales, emplea a 5.000 personas y cuenta con casi 2.000 empresas, según repasó el vicepresidente Juan Pedro Yllanes en el acto de presentación de las dos ferias.

En el recinto ferial están trabajando 150 personas, explicó Yllanes, para quien Palma la próxima semana se convertirá en el «epicentro mundial» de la náutica por el buen posicionamiento de Balears, que atrae a un «turismo de calidad».

Diez euros

La feria virtual cuenta ya con más de 100 estands y 50 expertos internacionales que participarán en una veintena de conferencias para debatir sobre el futuro del sector. Y en el Moll Vell habrá 227 expositores en 80.000 metros cuadrados y 185 embarcaciones expuestas en el mar. Regirá protocolo sanitario y controles en el acceso. La entrada para el público general cuesta 10 euros.

En la presentación también participó el presidente de la Asociación de Empresas Náuticas de las Illes Balears, Jaume Vaquer, entidad que celebra su 35 aniversario, otra celebración que se tendrá que posponer porque «el momento no acompaña». Y cerró los parlamentos Francesc Antich, presidente de la Autoritat Portuaria, señalando el papel de un sector que innova, desestacionaliza y crea ocupación «de calidad», también en la senda de la sostenibilidad.

Como explicó el conseller de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática, este año se reduce el tamaño del International Boat Show. Yllanes no pudo precisar cuánto mermará la representación por países por la crisis covid. 

Compartir el artículo

stats