Cuando empiezas a sentirte acorralado, lo mejor es seguir adelante. Ese parece ser el norte que guía a las aerolíneas y turoperadores. Como el sector turístico mallorquín luchan porque la isla vuelva a ser el destino referente y preferente del Mediterráneo. Las empresas alemanas y británicas mantienen sus planes para la temporada 2021 aunque enfrentan un asedio que les trata de cercar desde Londres y Berlín con prohibiciones de viajes, amenazas de multas y normativas para disuadir el deseo de subirse a un avión y desconectar en Mallorca. En Pascua, y lo más relevante, el segundo verano de incertezas por la pandemia.

Los hoteleros de Palmanova y Magaluf se han quedado «descolocados» con los planes del Gobierno de Boris Johnson de multar a quienes pretendan salir de vacaciones al extranjero y aconseja pasar el verano en el Reino Unido. «Estamos igual que el año pasado», resumía ayer Mauricio Carballeda, presidente de la patronal del destino principal del mercado británico en Mallorca, recordando la cuarentena que el verano pasado chafó la temporada. «Teníamos una fecha clave, el 17 de mayo, con nuestro principal turoperador, Jet2holidays —explica Carballeda— y más o menos calculábamos las aperturas para mediados de mayo o principios de junio». Considera «que será un desastre si el Reino Unido se cierra hasta el 30 de junio». También muestra la desolación del sector por el «bajo nivel de vacunación» en el archipiélago. «Lo único que nos preocupa es que se salve la temporada» porque otra más «sería una catástrofe», añade.

Caída de reservas

José Díaz, de TravelgateX, según un análisis de los últimos quince días, apunta a un verano «solo ligeramente por encima del desastroso» 2020. El «ya mermado volumen de reservas del Reino Unido baja un 44%, con Balears y Canarias como los destinos más afectados., avisa la empresa con sede en la isla.

A los hoteleros ya no les asombra nada, pero las noticias del Reino Unido sí les ha dejado más fuera de juego. «Nos choca, teniendo tanta población vacunada, pero cada uno intenta salvar sus hoteles, su sector y su turismo», dice Jaume Horrach. «Con Alemania se veía venir», agrega el presidente de la patronal de Alcúdia y Can Picafort. Los turoperadores británicos continúan adelante, corrobora.

De momento, Jet2, como confirmó ayer a este diario, sigue manteniendo volver con sus aviones a Mallorca el 17 de mayo. La principal mayorista británica prima la comunicación fluida con sus socios hoteleros en Balears, y continúa «haciendo todo que está» en sus manos «para estar listos» y traer a sus clientes a las islas, cuando se permita, recalcaban hace unos días.

Desde Fráncfort, Lufthansa y su filial de bajo coste, Eurowings, volvieron a confirmar ayer que «no cambian» su programación de vuelos para Pascua a Mallorca. Y «tan pronto como esté definida» la regulación, sobre cómo han de ser los test para los pasajeros que vengan a la isla, informarán a sus clientes, explica su portavoz para Europa, Boris Ogursky. El grupo alemán ya había comenzado con un plan piloto ofreciendo pruebas a su pasaje, con alianzas con laboratorios.

«Seguimos negociando», declaran fuentes cercanas a TUI. «Estamos a la espera» de que el Gobierno alemán defina las medidas. Hoy vuelve a ver otra reunión. Extraña la lentitud de Berlín para tomar decisiones.

Al otro lado del Atlántico, ABTA, la patronal de viajes británica, también se aferra a la hoja de ruta anunciada por Londres, con la reanudación de los viajes al extranjero desde el 17 de mayo.

Hay mucha confusión sobre la multa que ronda los 6.000 euros para los que salgan del país sin un motivo justificado hasta que los viajes se reinicien. La gente se pregunta si estará vigente hasta octubre, pero se limitará al periodo de restricciones.

"Cada uno", cada país, "intenta salvar sus hoteles, su sector y su turismo", dice Jaume Horrach

«Sabemos que muchos turistas estarán ansiosos por disfrutar de unas vacaciones en el extranjero una vez que se levanten las restricciones», señala un portavoz de ABTA a Diario de Mallorca. Según su último sondeo el 63 % de los británicos espera hacer una reserva para ir de vacaciones al extranjero este año. La asociación está realizando una intensa campaña (Book with confidence, ‘Reserva con confianza’) para proteger los paquetes de manera que los reembolsos estén garantizados ante eventualidades.

Por ahora, hay que esperar al 12 de abril para que el Reino Unido aclare sus planes, o quizás antes, el día 5, los hará públicos.

Ajenos a la controversia: Turistas alemanes se refugian en Platja de Palma B. Ramon

A este lado del Mediterráneo, los hoteleros de Platja de Palma siguen adelante. Este jueves abren los RIU Playa Park y Concordia, mañana dos Hipotels, el Iberostar Selection —donde hoy se reúne la ministra Reyes Maroto con el sector—, el sábado dos BQ, el Iberostar Cristina y el Tent Capi Playa y el 7 de abril el THB El Cid.

Ryanair e Iberia Express lanzaron ayer sus programaciones de verano apostando por las islas. La irlandesa con nuevas rutas nacionales desde Palma y con Italia, Reino Unido, Dinamarca y Rumania. La española subraya que recuperará con Balears este verano la capacidad aérea de antes de la crisis, con 43 frecuencias desde Madrid.

Gabriel Escarrer, sobre el Reino Unido, dijo en Twitter que «espera que se reanuden los viajes «con seguridad en el tercer trimestre». Ante el panorama de «mensajes contradictorios» el hotelero pide «mantener la prudencia, serenidad y responsabilidad». «No estamos a tiempo para una gran Semana Santa», pero sí para salvar la temporada», confía.

Alemania quiere prohibir las vacaciones

La controversia de los viajes a Mallorca sigue centralizando la política y la actualidad alemanas. Y sembrando confusión, lo que menos necesita el sector turístico ante otra temporada en juego. El Gobierno de Merkel analiza prohibir temporalmente los viajes de vacaciones al extranjero por la polémica levantada con la demanda a la isla para Semana Santa.

La prohibición que baraja Berlín levanta dudas sobre su constitucionalidad. Los ministerios de Interior y Justicia están analizando su viabilidad legal, según recoge EFE.

Todavía no se conoce a qué han de atenerse aerolíneas y turoperadores con sus clientes en Mallorca, si se les requerirá un PCR negativo u otro test a su regreso a Alemania, y ahora les toca lidiar con esta otra incertidumbre. El Gobierno alemán fue quien abrió la veda a los viajes a la isla, sacando a Balears de su lista negra de zonas de riesgo covid. Y la presidenta Francina Armengol siguió ese camino abriendo las puertas del Consolat de Mar a los directivos de TUI y Eurowings y, a preguntas de medios alemanes, explicando que podían «llegar a nuestra comunidad autónoma» en Semana Santa. Entonces las empresas del sector anunciaron que multiplicaban su oferta a Mallorca para Pascua.

Toda esta incertidumbre ya «desmotiva» a los turistas con planes para venir a la isla, reconocen fuentes hoteleras. «Estamos comprometiendo al destino y su imagen». Y con Magaluf siendo tendencia en redes con su peor estampa, la de desenfreno, contra la que lucha el destino.