Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Mallorca ya sufre un repunte

Mallorca ya sufre un repunte

Mallorca ya sufre un repunte MM

El principal problema de falsear la verdad es que después tienes que mantenerte a la altura de tus mentiras. La mendacidad flagrante se escenifica en un Parlament esterilizado, que decreta una temporada turística esplendorosa en una isla con cero aviones, cero hoteles y cero euros, que cada día pierde cien mil visitantes y cien millones de euros respecto a 2019.

Y después están las mentiras sibilinas, tales que obtener unos datos espectaculares de contención de la pandemia con el truco de no excederse en el número de pruebas. A ritmo lento, Mallorca cosechó unos resultados espectaculares con el fin de abril y del confinamiento estricto. Cero casos, el único cero positivo, además de un factor de contagios R que pudo descender hasta 0,4. Es decir, cada diez contagiados solo transmitían el virus a cuatro, camino de la extinción.

La tónica cambió con el inicio de la fase cero de desconfinamiento. Primero muy sutilmente, con unos vaivenes imperceptibles. Más adelante, superando la cifra de diez nuevos contagiados diarios que parecía descartada. O incluso incrementando el número de enfermos en tratamiento después de semanas de abrupta caída, con lo que R se acercaba a 1,2. Es decir, cada diez contagiados transmiten la infección con éxito, valga la paradoja, a doce.

Las curvas de evolución de casos nuevos dibujan el primer vuelo que servirá de piloto a la llegada de turistas, y su aterrizaje está siendo muy accidentado. Los abruptos rebotes no permiten concluir un rebrote, pero sí un repunte malicioso que como mínimo debería alertar a los políticos ensoberbecidos. Una remontada que aproxima a la indeseable media española.

Por supuesto, los aumentos están ligados a una multiplicación de los test, que se medían en centenares y han pasado a millares por día. Porque la mayor mentira de los datos del coronavirus ha consistido en no suministrar los datos diarios en relación a las pruebas efectuadas, lo cual hubiera establecido por lo menos el tope de penetración máxima de la pandemia. A propósito, ¿tres personas van a rastrear los quinientos contactos diarios, o más de tres mil en una semana, de los nuevos contagiados?

Compartir el artículo

stats