Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una compleja gestión administrativa

La conselleria justifica en su memoria económica que estas solicitudes para visitar cuevas implican una gestión administrativa y técnica compleja que comprende, el registro de la petición, la revisión y el informe técnico, la propuesta de enmiendas, la tramitación de la resolución, la respuesta al peticionario y el seguimiento por parte del cuerpo de agentes ambientales con informe y acta de seguimiento en muchos casos.

La memoria detalla al milímetro el coste de esa tarea compleja que es tramitar el permiso de una actividad de espeleología. Lo más oneroso para el solicitante supondría la valoración de los técnicos de la propuesta, con un precio de 23,4 euros la hora, a la que se asignan doce minutos, lo que supondrían un subtotal de 4,68 euros. A la tramitación administrativa se le adjudican seis minutos, y se pagaría a 13,7 euros la hora, por lo que la burocracia ascendería a 1,37 euros. Entretanto, la vigilancia de la actividad, a la que se conceden doce minutos, tiene un coste de 16,7 euros la hora, lo que supone un total de 3,34 euros. La suma de estos tres conceptos da los 9,39 euros de la nueva tasa. La decisión final sobre si hay vía libre para la realizar actividad recaerá en los técnicos de la conselleria.

El pasado año Medio Ambiente, sin tasa por medio, recibió solo una treintena de solicitudes, cuyas tramitación tarda aproximadamente un mes. La buena noticia para los aficionados es que gracias a los fondos de la ecotasa, el Govern tiene previsto señalizar estas cuevas.

Compartir el artículo

stats