01 de febrero de 2014
01.02.2014

Una Munar ocho kilos más delgada se niega a declarar ante el juez

La expresidenta de UM se queja de que en prisión no le dan la terapia y la dieta adecuadas para sus dolencias - Anhela conseguir el tercer grado

01.02.2014 | 11:01
Una Munar ocho kilos más delgada se niega a declarar ante el juez
­Una Maria Antònia Munar sensiblemente desmejorada, tras sus seis meses en prisión y con ocho kilos de menos, se acogió ayer a su derecho a no declarar ante el juez que le investiga por, supuestamente, cobrar casi 2,5 millones de euros de sobornos de la multinacional Sacresa, que se adjudicó a cambio los solares de Can Domenge. Miguel Ángel Llinàs, alias Cameta y supuesto correo de esos sobornos (más otros hasta 4 millones de euros) desvinculó ayer a la expresidenta de UM con esas comisiones.

Munar había intentado evitar aparecer en público como una reclusa alegando que era mejor prestar declaración por vídeo conferencia. El juez Enrique Morell denegó esa posibilidad y ordenó a la Policía que excarcelara a la expresidenta del Parlament para tomarle declaración.

A diferencia de otros presos que a diario son conducidos desde el centro penitenciario a los juzgados, Munar llegó a Vía Alemania sin esposar. Tras su breve estancia en la sede judicial, lo justo para esperar a su turno y acogerse a su derecho a guardar silencio, la expolítica regresó también sin esposas a la prisión.

Problemas de salud
La exdirigente de UM padece desde hace años un cáncer, enfermedad que no fue un obstáculo para que el pasado julio entrara en prisión tras ser condenada a seis años de cárcel por amañar el concurso de adjudicación de las parcelas de Can Domenge en favor de Sacresa.
Munar arrastra otra condena, esta firme y de 5 años, por desviar 240.000 euros del Consell a una productora de su propiedad.
En la cárcel de la carretera de Sóller sigue padeciendo problemas de salud.

La exalcaldesa de Costitx se ha venido quejando de que la asistencia médica que le prestan en el centro penitenciario no es la adecuada para sus dolencias. Necesitaría un tratamiento que no se lo están impartiendo.

Munar también precisaría una dieta especial, que tampoco puede seguir en la cárcel.

Ayer apareció demacrada y muy delgada. De hecho se ha conocido que ha perdido 8 kilos de peso.

Munar está intentando conseguir un pacto con la fiscalía anticorrupción para, a cambio de confesar delitos no juzgados y devolver las sumas desviadas, obtener una reducción de su condena.

Otra vía para mejorar su situación sería la de, una vez enjuiciados todos los casos pendientes contra ella, pedir, por razones de salud, el tercer grado penitenciario. Esta clasificación le permitiría abandonar la cárcel de día y volver a dormir.

De momento, ayer guardó silencio sobre las imputaciones de los sobornos, en espera de que el acuerdo se materialice.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.