La fase de ascenso a Tercera División ha empezado con incidentes. Nada grave, pero suficientes como para que el colegiado Galipienso Rodríguez ordenara la retirada a vestuarios en el minuto 89. Media hora después quiso reanudar el partido, pero finalmente lo dio por concluido. Todo sucedió en el duelo entre el Ferriolense y el Inter Ibiza, equipo pitiuso que hace dos semanas se quedó a las puertas del ascenso directo.

Según testigos presenciales, todo se originó en un ataque del Inter Ibiza con falta al borde del área, señalada por el árbitro. A instancias del juez de línea, el trencilla acaba señalando penalti que permite empatar al once ibicenco (1-1).

A partir de ese momento, el auxiliar es increpado desde la grada e incluso le lanzan agua. Es entonces cuando Galipienso Rodríguez decide marcharse a vestuarios y, al parecer, da por finalizado el encuentro faltando por jugarse el tiempo de descuento.

Los jugadores se han marchado

Ya con el colegiado en vestuarios, la situación se enrarece ya que mientras el colegiado pide la presencia de fuerzas del orden en el campo, muchos futbolistas del equipo local se marchan del municipal de Son Ferriol al entender que lo había dado por finalizado.

Una media hora después de su decisión de parar el encuentro, el colegiado dice que se reanuda para jugar los minutos de descuento. En el Ferriolense empiezan a llamar a sus jugadores, muchos de los cuales ya se habían ido. Finalmente, el árbitro ha dado por concluido el partido.