Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA RFEF

La Copa pasa factura al Atlético Baleares

El conjunto blanquiazul atraviesa su peor racha de la temporada en la Liga tras sumar tres derrotas en los cuatro últimos partidos

El once del Atlético Baleares en el último partido de Liga frente al Linares.

Tres puntos de los últimos doce. Ese es el bagaje del Atlético Baleares en sus cuatro últimos partidos de Liga. Una victoria y tres derrotas que denotan un claro paso atrás en las intenciones del conjunto blanquiazul. El tropiezo en Linarejos, este pasado miércoles, ha encendido las alarmas y se sopesa si la participación en la Copa del Rey, donde los mallorquines cayeron eliminados por el Valencia en los octavos, ha podido pasar factura.

Los pupilos de Xavi Calm plantan cara a su peor racha de la temporada. Hasta el pasado 28 de noviembre tan solo habían perdido un encuentro en las 14 jornadas de la Liga disputadas, pero desde entonces cuentan prácticamente todos sus partidos como derrotas. Cuartos en la tabla y a ocho puntos del líder Villarreal -con dos partidos más-, el conjunto mallorquín es consciente de que perder fuelle a estas alturas del campeonato, puede tener sus consecuencias a final de curso.

El cortocircuito blanquiazul arrancó el pasado 5 de diciembre. Los mallorquines recibían en el Estadi a un Sevilla Atlético enlatado en la zona baja. Lo que a priori tenía que ser una mañana plácida se ensució con el paso de los minutos. El hasta la fecha inexpugnable fortín balear presenció como Juanlu y Valentino anotaban los dos tantos que dieron el triunfo a los andaluces. Ese primer tropiezo se dejó notar si cabe todavía más solo una semana después. En la jornada 16 el Baleares volvía a caer, en esta ocasión en manos del Barça B, por un contundente 3 a 1.

El conjunto mallorquín quería solucionar el entuerto de la Liga antes de marcharse de vacaciones, pero el aplazamiento del partido ante el San Fernando, por varios positivos en el equipo andaluz, imposibilitó poder disfrutar de las fiestas navideñas como toca.

En la jornada 18, prevista para el 9 de enero, los de Xavi Calm debían medirse al Atlético Sanluqueño, pero en esta ocasión fue una cepa en el vestuario blanquiazul la que provocó el aplazamiento del partido. Tras caer en Copa frente al Valencia, el Baleares por fin podía volver a centrarse de pleno en la Liga y, en su regreso a la competición regular, logró un trabajado triunfo frente al Algeciras (2-1).

Sin embargo, la derrota de este miércoles frente al Linares, ha vuelto a encender las alarmas. El conjunto blanquiazul dio una imagen muy alejada de la que mostró durante el inicio de la temporada y el equipo es consciente de que el bache que atraviesan no se puede alargar en el tiempo. Costa Brava, Sabadell, San Fernando, Betis B, Nàstic, Sanluqueño y Linense son ahora las citas que afronta sin pausa el conjunto blanquiazul. Un maratón de partidos para revertir la situación.

Compartir el artículo

stats