Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benito Zambrano en Mallorca: "'Pan de limón' es un homenaje a la mujer y al amor en la familia"

La película se estrena el miércoles en el Teatre Principal en el marco del Festival Evolution

7

Presentación 'Pan de limón' Manu Mielniezuk

La multipremiada Solas puso al director Benito Zambrano en el mapa del cine español y este martes en Mallorca recordó que su primera película era «un homenaje a la mujer trabajadora rural». Ahora el cineasta vuelve al Evolution Film Festival, donde hace una década estrenó La voz dormida, y este miércoles presentará su última creación, Pan de limón con semillas de amapola, «un homenaje a la mujer trabajadora urbana, una historia contemporánea que se podría dar en muchos sitios y en la que cualquier mujer puede sentirse reflejada», comparó. Basado en la novela de Cristina Campos, el largometraje rodado en la isla se proyectará en la gala de apertura del certamen, a las 20 horas en el Teatre Principal de Palma.

Zambrano detalló que la trama cuenta «con varias capas» y una de ellas narra «la importancia de la familia, del amor en la familia, entre hermanas», resumió, pero también refleja el abuso y maltrato psicológico que sufre una de las protagonistas, la interpretada por Eva Martín, a cargo de su marido. Ella explicó que enfocó su papel centrándolo en el cambio «desde el miedo a vivir, a plantarse ante la vida y crecer como persona», hasta que «hay un giro potente que hace que despierte y adopte decisiones», avanzó. 

En la rueda de prensa del filme también estaba Elia Galera, la otra protagonista, quien definió Pan de limón... como «un viaje transformador de los personajes» debido a que «somos lo que los demás deciden de nosotros, no quienes queremos ser», hasta que en este caso se produce un hecho inesperado. Cuando Zambrano leyó la novela, uno de los temas que le interesó fue «el daño que hace aparentar, las apariencias en las clases sociales de formación alta», afirmó en referencia a que el maltrato psicológico «sucede en una familia de la high class. Puede ocurrir tanto en las clases altas como en las pobres, pero en las primeras está más taponado, ya que quizá es más vergonzoso», apuntó el director.

El drama de la historia se ha completado con la banda sonora del mallorquín Joan Valent, que explicó que «la solidez material y emocional de la película hizo fácil componer la música». Bromeó con que «pese a que Benito es dado al melodrama, era él quien tiraba de la correa para parar», porque el pianista y compositor de Algaida se emocionaba y «la música a veces puede ser engañosa, ya que de tanto apoyar, te hace caer. Benito es muy cauto y aquí la música es una pincelada de lo que hacen estas mujeres en la pantalla», tal como describió Valent.

El director confesó que él es «un músico frustrado», aunque su trabajo con el mallorquín le ha hecho sentir que formaba parte de esta profesión. «Me ha hecho disfrutar, jugar, componer una banda sonora desde el divertimento, pero sin caer en el exceso», incidió el sevillano. Y ha puesto el broche sonoro a Pan de limón... tras llamar a la madre de Estrella Morente. «Le dije: ‘Dile a tu hija que tiene que cantar’», contó en referencia al tema final del filme, compuesto por el mallorquín.

Creaciones locales

Respecto a los fondos europeos que se destinarán a la industria audiovisual, Zambrano afirmó que las ayudas deberían servir para «apoyar a los creadores y creadoras locales, que surja el cine desde Mallorca y sean ellos quienes cuenten sus historias, porque eso puede desarrollar una auténtica industria mallorquina. No es algo fácil, inmediato, sino que se necesita mucho tiempo y dinero. Y tener fe, creer en ello, y no hacer las cosas por cuestiones políticas», remarcó el director. «Que no vengan otros a contar nuestra historia, que es lo que ha pasado siempre en este país», tal como añadió antes de concluir que «el audiovisual sigue siendo la gran fuente de emisión cultural, ideológica y política. Es el gran medio donde se transmiten ideas y eso lo supieron los norteamericanos desde el minuto cero».

Así se rueda en Valldemossa la nueva película de Benito Zambrano M. Mielniezuk

Compartir el artículo

stats