Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector audiovisual exige al Govern que luche por los fondos europeos

Los profesionales muestran su preocupación porque otras comunidades autónomas ya tienen proyectos desarrollados y Baleares puede quedarse sin el dinero - La conselleria de Cultura contratará una asistencia técnica para concretar las iniciativas

El rodaje en Valldemossa de ‘Pan de limón con semillas de amapola’, de Benito Zambrano, que se estrena hoy en la Seminci. Manu Mielniezuk

«Tenemos un estanque lleno de peces y nos faltan las cañas de pescar». Esta frase tan explícita de la productora audiovisual local Cristina Gómez resume el sentir general del sector ante el maná de inversiones procedentes de los fondos europeos, debido a que no caerán del cielo, sino que hay que luchar por ellas con buenas propuestas. «Otras comunidades autónomas, como Cataluña, el País Vasco y Galicia, tienen sus proyectos articulados y da envidia ver a los técnicos de sus gobiernos defendiéndolos y peleando cada euro. En cambio, aquí todavía no sabemos nada del Govern balear, es desesperante», lamenta quien fue gerente del cluster audiovisual hasta su desaparición. Del mismo modo se expresa la coordinadora de la asociación de productores, Marta Hierro, el portavoz de los cineastas, Lluís Ortas, y la responsable de la entidad que engloba a las mujeres del sector, Victòria Morell. Ella es ligeramente más optimista y cree que «es una gran noticia que haya 1.600 millones de euros a nivel estatal, por lo que a Baleares le tocarían 92 por cuota. Ahora es necesaria una voluntad de cooperación y coordinación entre todos los actores implicados para aprovechar la oportunidad y gestionarla bien», anima.

El conseller de Fondos Europeos y Cultura, Miquel Company, se reunió en septiembre con una parte de la industria audiovisual y, tras exponer el plan estatal que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó en marzo, dijo que «los consells insulares están trabajando en ello» para poder adaptarlo a Baleares. Esta semana especificó en el Parlament que ahora se encuentran «en la fase de contratación de la asistencia técnica del plan de gestión del hub audiovisual» (un espacio de emprendimiento) por parte del Institut d’Indústries Culturals (ICIB), con Cristina Llambías al frente. Los profesionales critican que «desde marzo se ha perdido un tiempo valiosísimo», aunque en la conselleria aseguran que «no se llega tarde», ya que no se han publicado las convocatorias para solicitar el dinero. Y avanzan que «se desarrollará un proyecto, que aún no se puede desvelar, para ofrecer algo diferente» que «nos permita posicionarnos en España con el potencial necesario para fortalecer las industrias culturales y creativas del sector audiovisual y digital de Baleares», según su idea y como reiteró la presidenta del Govern, Francina Armengol, el viernes durante su visita a Cataluña.

En base al plan estatal, algunas pinceladas son el impulso de la producción audiovisual, incluida la animación y los videojuegos, e incluso la inteligencia artificial; crear infraestructuras, como un plató de rodaje; ofrecer incentivos fiscales para que vengan a rodar aquí (Canarias llega al 50%); dar facilidades a la tramitación de los permisos de grabación, como por ejemplo en la costa o con drones; y mejorar la formación para tener profesionales cualificados en el sector, entre otros objetivos.

El Ejecutivo balear señala que «es básico que el proyecto Hub IB responda a las necesidades del sector» y se reunirá con ellos en mesas de trabajo, pero desde las distintas asociaciones remarcan que ya debería haberse hecho. «¿Cómo van a crear un proyecto acorde a lo que necesitamos si no nos hemos puesto a trabajar de forma conjunta?», se pregunta Hierro. La cooperación y coordinación de la que hablaba Morell tiene que servir para «desarrollar con premura una propuesta en base a una estrategia global y en la que todos los intereses tengan cabida, los del sector, la Mallorca Film Commission, el Govern, los Consells e IB3», como enumera. Y advierte de que hay dos caminos: «Continuar en el inmovilismo y quedarnos como estamos o subir al tren de este motor estratégico, una decisión clave para el futuro de la industria audiovisual».

Sin personal cualificado

El primer paso debería ser dotar al ICIB de personal cualificado para gestionar las convocatorias, como exigen los profesionales del sector. «Actualmente, la situación de atasco es dramática y aún no se han publicado las ayudas de este año», remarca la portavoz de los productores. «Es irresponsable seguir así, porque será imposible gestionar millones de euros, en caso de que caigan del cielo, si son incapaces de hacerlo con 800.000 euros anuales», añade Gómez. Desde el Institut son «conscientes de esta carencia y se trabaja para reforzar» el organismo público con más profesionales.

Otro aspecto importante que añade el portavoz de los cineastas es «ofrecer proyectos de carácter interregional para que tengan más fuerza, como pide la UE, que es lo que están haciendo juntos Cataluña, País Vasco y Galicia para evitar un eje centralista». Con un cluster formado por las empresas y la administración, cree que «sería más fácil acceder a la financiación, ya que la Unión Europea apuesta por esta gestión para aprovechar el conocimiento y experiencia de los profesionales con el fin de ejecutar las políticas más favorables, que generen un tejido productivo, sin dejar todo a una sola empresa».

A la espera de que el Govern concrete sus proyectos, el sector privado lleva años moviéndose, «buscando e identificando las oportunidades de negocio, que por el momento se centran en dar servicio a productoras externas, como ofrecen Palma Pictures y MN Studios, mientras las locales sufren lo inimaginable para salir adelante», concluye Gómez.

Compartir el artículo

stats