06 de julio de 2016
06.07.2016
Corrupción

El juez descarta que UM montara una oficina para cazar votos en Cort

El magistrado Barceló no ve delito y archiva una de las piezas separadas del caso Picnic

06.07.2016 | 09:38
Cristina Cerdó en una comparecencia judicial hace varios años.

Las claves

  • Nuevo departamento: UM creó en 2007 en Cort una oficina medioambiental
    Tras las elecciones municipales de mayo del 2007 Unió Mallorquina pasó a gobernar Cort en coalición con el PSOE. El partido nacionalista creó en el Ayuntamiento un nuevo departamento de información medioambiental.
     
  • Supuesta tapadera: La fiscalía sospechó que la oficina sirvió para captar votos
    La fiscalía anticorrupción denunció este caso en febrero del 2011 al sospechar que la oficina no sirvió para divulgar consejos de cara a preservar el medio ambiente, sino que fue una plataforma para captar votantes, simpatizantes y afiliados para UM. El juez Antoni Rotger ordenó el registro de la sede de UM en Vía Sindicato y de otros lugares.
     
  • Archivo: El juez archiva el caso al no ver indicios delictivos
    Más de cinco años después del estallido del caso Picnic, el magistrado Pedro Barceló ha archivado la pieza principal al no ver indicios delictivos en la oficina medioambiental.
     

El juez Pedro Barceló descarta, en un auto donde archiva una de las principales piezas separadas del caso Picnic, que Unió Mallorquina (UM) montara, entre 2007 y 2010, una oficina para cazar votos con fondos del Ayuntamiento de Palma y del Govern balear. Barceló sostiene que ese departamento sí se dedicó a aconsejar a los ciudadanos sobre buenas prácticas medioambientales y rechaza que solamente agasajara a posibles votantes de UM.

El archivo del caso beneficia a varios exdirigentes del desaparecido partido nacionalista que figuraban como imputados en la pieza separada. Entre estos destacan Miquel Nadal, expresidente de UM y exteniente de alcalde de Cort; Cristina Cerdó, exteniente de alcalde de Palma, antigua mano derecha de Nadal y responsable política del área medioambiental de Cort; Paula Cortés, que fue la número dos de Cerdó en Cort; y Miquel Àngel Flaquer, expresidente de UM. Mateu Cañellas, exconseller de Deportes en el Govern de Francesc Antich, también estuvo imputado, pero Barceló sobreseyó la causa para él hace unos meses.

Más de un millón de euros

Según mantuvo la fiscalía anticorrupción, dirigentes y cargos de UM desviaron 1,2 millones de euros del Ayuntamiento para tareas de captación de votos y partidistas. El desaparecido partido contrató, a través del Instituto Municipal de Formación Ocupacional y Trabajo (IMFOF), a una veintena de informadores medioambientales cuya única función era, en realidad, captar afiliados y votos, según la acusación pública.

Las indagaciones se centraron en si pudieron cometerse, entre otros, delitos de malversación de caudales públicos y prevaricación, ya que estos trabajadores fueron contratados a través de esta empresa pública a fin de que llevaran a cabo su tarea para el departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento, pese a que en ningún momento habrían realizado el cometido para el que ocupaban estos puestos.

Asimismo, el caso trató de esclarecer si la formación nacionalista, a través de la oficina municipal de Medio Ambiente que controlaba el partido, utilizó nombres ficticios o de personas ya fallecidas para engrosar los listados de excursionistas que debían elaborar para justificar una subvención aportada por el Govern al Consistorio y dirigida a promocionar el medio ambiente.

Consejos medioambientales

De acuerdo con el instructor, no ha quedado demostrada la existencia de esa oficina para captar votos para UM y, por el contrario, sí está acreditado que los informadores medioambientales (en su mayoría mujeres) se dedicaron a difundir consejos sobre el reciclaje, la disminución de la contaminación o el ahorro de agua.

El auto explica que el departamento se creó en virtud del acuerdo de gobierno municipal entre el PSOE y UM, partidos que en la legislatura de Aina Calvo como alcaldesa apostaron por hacer labores informativas para preservar el medio ambiente.

Las informadoras montaron carpas divulgativas y realizaron otras actividades donde recopilaron datos de ciudadanos interesados en estos temas, personas a las que luego visitaron en sus casas para suministrarles más informaciones o regalarles objetos relacionados con el reciclaje.

De acuerdo con el instructor, esas acciones divulgativas estuviero abiertas a todos los vecinos, con independencia de sus simpatías hacia uno u otro partido.

El juez declara probado que los informadores medioambientales usaron unos listados de habitantes de Palma que había confeccionado UM en época preelectoral y gracias a encuestas y en los que aparecían reseñados los posibles votantes o simpatizantes del partido. Estas listas se conocían en el argot de UM como las "biblias", pero cuando fueron puestas a disposición de los empleados municipales estaban despojadas de las anotaciones políticas. Por otro lado, tras las elecciones municipales del 2007 no tenía mucho sentido hacer proselitismo electoral, ya que los próximos comicios locales se iban a celebrar en 2011, como así ocurrió.

La fiscalía anticorrupción apoya el archivo del caso y no está previsto que recurra el auto ante la Audiencia.

No obstante, en el sumario del caso Picnic existían indicios de las ansias de Miquel Nadal y Cristina Cerdó de captar "amigos" entre las personas visitadas por los informadores medioambientales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.

Enlaces recomendados: Premios Cine