Descubre los seis pasos más importantes para el verano: llega el cambio de armario

Intenta guardarte una mañana o una tarde para dejar tu ropero completamente nuevo

Adiós al aire acondicionado: el motivo por el que hay que poner una funda de la almohada en el ventilador

Estos son los pasos para realizar el auténtico cambio de armario para el verano

Estos son los pasos para realizar el auténtico cambio de armario para el verano / Prensa Ibérica

Redacción

Cambiar el armario por estaciones es esencial para sacar el máximo provecho a nuestra vestimenta. Esta práctica nos ayuda a ser más eficientes y a ahorrar tiempo a la hora de elegir qué ponernos, además de liberar espacio al guardar la ropa de la temporada invernal.

Si al abrir tu armario te encuentras con la sensación de no tener nada que ponerte, es posible que tu método de organización necesite ajustes. Por eso, es importante considerar estos consejos para mantener el orden.

Estos son los seis pasos para tu armario

1. Vacía el armario por completo y límpialo por dentro

Es el primer paso de todos y quizás el más importante. Es normal que la ropa de invierno ocupe mucho más sitio que la de verano. Al vaciarlo entero es mejor pasar un trapo con algún producto de limpieza para asegurarse de que no hay bolillas de polillas o que la ropa quedará limpia al estar en los cajones del armario.

2. Divide la ropa por categorías

En el siguiente paso haz la selección de la ropa que desecharás, la ropa que guardarás para la siguiente temporada y la ropa que por algún tipo de cambio repentino quedará en el armario y que utilizarás durante los próximos meses.

3. Guarda la ropa que utilizarás para el próximo invierno

Guarda la ropa de invierno por categorías y así también sea mucho más fácil volver a colocarla en su lugar cuando se cambie de estación. Lo más cómodo es utilizar cajas o bolsas de plástico grandes que se puedan cerrar. Y es que el aspirador te servirá bastante para quitar el aire de las bolsas donde guardes los abrigos para que te ocupen el menor espacio posible.

. Sacaa la ropa de verano y pruébatela

La ropa de verano también tendrá sus categorías, sepáralas como desees. Pruébate todo lo que saques o lo que creas que no te volverás a poner y piensa solo en gastar aquello que ya no es de tu talla.

5. Selecciona las prendas que pondrás en tu armario

Además al tener más espacio en el armario que cuando está la ropa de invierno, podrás incluir bolsos o zapatos que tengas.

6. Arregla o dona la ropa que no tenga tu talla

En muchos casos la ropa está cargada de recuerdos y emociones. Es una experiencia común para todos, y cuando llega el momento de pasar a una nueva fase, es crucial decidir qué hacer con esa prenda: Conservarla, donarla o venderla. La elección es tuya. Aun así hay campañas de ropa o instituciones para poder donar la ropa que ya no te sirve.